25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 6 de abril de 2010

    El 55% de los árboles de la Diagonal tiene poco futuro en los próximos años, según el Ayuntamiento

    El arbolado en mal estado en el conjunto de la ciudad representa el 0,2%

    BARCELONA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El 55% de los 1.244 árboles del tramo central de la avenida Diagonal, que el Ayuntamiento de Barcelona se propone reformar, tienen pocas perspectivas de sobrevivir en los próximos años, según informó el Ayuntamiento.

    El gerente municipal de Medio Ambiente, Jordi Campillo, explicó que en el conjunto de la ciudad, los que tienen poco futuro se reducen al 0,2% de los 155.355 ejemplares de arbolado viario, y el 0,95% tiene alguna alteración, como que se necesita eliminar alguna rama o reducir su copa.

    En una sesión con periodistas sobre el arbolado a un mes para la consulta de la reforma, la quinta teniente de alcalde de Medio Ambiente y Servicios Urbanos, Imma Mayol, consideró que no tocar la Diagonal es "la peor opción" para el arbolado de la avenida, caracterizado por los plátanos de sombra --hay 752-- y las palmeras --168--.

    Según Mayol, esta vía necesita una reforma para crear mejores condiciones de vida para el arbolado, eliminar más dióxido de carbono, reducir temperatura, ruido y polvo. En suma, una mejor salud para ciudadanos y árboles, aunque batallarán igualmente por un mejor arbolado en caso de no transformarse la avenida.

    Ahora los árboles sufren falta de agua, y las podas drásticas y a destiempo de los años 50 y 60 para celebrar eventos como desfiles militares han hecho que hoy sean poco frondosos. A ello se le une alteraciones como heridas, inclinaciones e incluso árboles cuyo tronco crece encima del pavimento buscando espacio vital.

    La consulta, que se celebrará del 10 al 16 de mayo, incluye la opción A (reformar pero mantener la forma actual de paseo), la B (convertirla en rambla) y la C (de descarte de las dos anteriores). Para Mayol, reformar supone "pasar de tener una autopista a una arteria verde".

    La opción A prevé aumentar el arbolado hasta los 1.339 ejemplares --ahora hay 1.244-- y crear un pavimento suspendido con una capa de aire entre el suelo y el pavimento, aumentando la capacidad de crecimiento de los árboles y la superficie de infiltración de agua.

    Con la B, los árboles llegarían a ser 1.604 e implica mover los actuales de sitio. Esta opción incluye mantener distancias mínimas para su desarrollo --ahora varían entre 6 metros y 10, cuando Ildefons Cerdà las calculó en 9--, nuevas gravas y arcillas que permiten el crecimiento de las raíces, y el riego gota a gota.

    Para Campillo, la A tiene como ventaja que el pavimento suspendido la hace "muy flexible" para trabajar con los árboles, mientras que la B supone que vivan en buenas condiciones "desde el primer día". En ambos casos se ha estudiado que no se molesten con el tranvía.

    PLÁTANOS Y PALMERAS

    El Consistorio apuesta por mantener una avenida con plátanos y palmeras, como la ideó Ildefons Cerdà cuando diseñó el Eixample, aunque los nuevos árboles que se planten tardarán unos cinco años en alcanzar un tamaño que no difiera mucho del de los más viejos.

    Campillo subrayó que tienen "experiencias exitosas" de trasplantes de plátanos y palmeras, y de árboles de grandes dimensiones, como en la plaza Molina. Sin embargo, aseguró que no irá ningún árbol "que se pueda salvar" a la planta de biomasa.

    La ejecución de la reforma se hará por fases durante entre tres y seis años. En relación al arbolado, deberán tener en cuenta los periodos idóneos para trasplantar, que en los plátanos es invierno y las palmeras en primavera, lo que Campillo vio compatible con los trabajos.