25 de junio de 2019
  • Lunes, 24 de Junio
  • 19 de febrero de 2019

    Afrucat valora "muy positivamente" la iniciativa de la Generalitat de pagar arranques de fruta de hueso

    Afrucat valora "muy positivamente" la iniciativa de la Generalitat de pagar arranques de fruta de hueso
    AFRUCAT

    LLEIDA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La asociación empresarial de la fruta dulce de Catalunya Afrucat ha valorado "muy positivamente" el anuncio de la Conselleria de Agricultura de la Generalitat de pagar ayudas a los agricultores que arranquen frutales de hueso.

    Tras la reunión de la Mesa Sectorial Agraria de la Fruta Dulce este martes Afrucat ha considerado en un comunicado "que la medida beneficiará la comercialización del melocotón y de la nectarina y puede mejorar las liquidaciones".

    Según Manel Simon, director general de Afrucat, "sacar del mercado la producción de estas 2.000 hectáreas que los productores han manifestado que quieren arrancar es una medida que afectará positivamente a la comercialización de fruta de hueso este verano.

    "Estamos hablando de eliminar producción de variedades antiguas que gustativamente no satisfacen al consumidor y que reciben liquidaciones bajas, pero también hablamos de ayudar a aquellos productores que quieren abandonar la actividad y que tienen plantaciones no rentables".

    Simon ha añadido que, ya en el año 2017, Afrucat puso de manifiesto que para mitigar la presión de precios que soportaban las frutas de hueso, a raíz del cierre repentino del mercado ruso, era necesario ordenar la producción sacando del mercado toda aquella fruta que no cumpliese los estándares de calidad requeridos.

    En aquellos momentos, Afrucat apuntaba que España debía disminuir en un 15% la superficie de fruta de hueso y cifraba las pérdidas por campaña, sólo en Catalunya, en más de 55 millones de euros.

    La medida adoptada por Agricultura de autorizar a los productores el arranque de 2.000 hectáreas de melocotones y nectarinas, cobrando 5.000 euros por hectárea, permitirá a Catalunya reducir casi un 10% su superficie con el compromiso del productor de no volver plantar ninguna variedad de fruta de hueso en cuatro años.