20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 26 de diciembre de 2010

    Alumnos de 40 escuelas catalanas han seguido en directo juicios por lesiones, drogas y robos

    BARCELONA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

    Alumnos de 40 colegios han seguido en directo durante este año juicios de lesiones, drogas y robos en una iniciativa del departamento de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) orientada a abrir la justicia al ciudadano, pasando por la docencia.

    Esta dinámica se inició en 2005 aprovechando las jornadas abiertas del Palau de Justicia previstas en la exposición itinerante '25 años de Justicia en Democracia', que organizaba el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

    Entonces, se invitó a varias escuelas a traer a sus alumnos de secundaria para que pudieran vivir 'in situ' un juicio, iniciando así una dinámica que se prolongó hasta hoy en la que el departamento envía calificaciones fiscales a los profesores de los colegios interesados para que escojan entre los juicios que pueden presenciar.

    De estos juicios quedan exentos los delitos de sexuales o violencia de género, y los jurados populares porque suelen durar más de un día. "Es mejor que en un día puedan observar toda la prueba testifical. Después remitimos la sentencia al profesor para que conozcan el final del proceso", han informado a Europa Press fuentes del TSJC.

    En algunos casos, los escolares pueden plantear sus dudas sobre el juicio a los magistrados que les atienden tras las conclusiones finales.

    UNA INICIATIVA CATALANA

    En las comunidades que no tienen las competencias compartidas, desde el CGPJ se inició un programa de acercamiento de la justicia a los colegios. 'Educar en la Justicia' disponía que un magistrado se desplazara a un colegio para explicar la importancia del poder judicial en el estado de derecho, un programa que fue víctima de los recortes del Gobierno.

    Desde el TSJC se apostó por traer a los alumnos para dar cuenta de que junto al poder ejecutivo y legislativo está el judicial que vela por los derechos y los deberes de los ciudadanos, mensaje que intentan mostrar a los adolescentes.

    Por ello, en colaboración con el Institut de Educació del Ayuntamiento de Barcelona, crearon un libro destinado a los profesores de los colegios barceloneses para aclarar sus dudas.

    En la presentación del libro, se destacó un estudio de la Fundación Jaume Bofill, que mostraba que un número elevado de adolescentes no tienen claro lo que es justo y lo que no lo es, y muchos de ellos vieron normal la hipótesis de que un compañero asistiera a clase con una navaja en el bolsillo.

    Esta herramienta, bajo el título 'Enseñar y aprender la justicia', trata en lenguaje no jurídico las razones y finalidades del la enseñanza de este poder, su funcionamiento, y ofrece ejemplos cercanos como puede ser el robo de una motocicleta, la separación de unos padres o el despido de uno de los mismos.

    Pese a que este año han sido menos los colegios que han solicitado una visita --en 2006 fueron 31 centros educativos, en 2007 asistieron 35, en 2008 fueron 42 y en 2009, 45--, las mismas fuentes se muestran confiadas en que la nueva herramienta dará un impulso a una iniciativa que consideran importante.