27 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

Los conductores que 'dejen' los puntos del carné de conducir a un infractor podrían ser perseguidos penalmente

BARCELONA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consellera de Interior, Montserrat Tura, advirtió hoy a los conductores que si 'dejan' los puntos de su permiso para conducir a un amigo o familiar que conduzca su vehículo y cometa una infracción podrían ser perseguidos penalmente.

Tura explicó que en las infracciones en las que la Policía sólo detecte la matrícula del coche infractor se enviará la multa al propietario del vehículo. Si éste, en un plazo de diez días, alega que en aquel momento conducía el vehículo otra persona, el Servei Català de Trànsit (SCT) lo notificará al otro conductor.

Si este segundo conductor niega la acusación, la multa volvería al propietario del vehículo, que tendría que asumir la sanción. Entonces podría emprender acciones legales contra el verdadero conductor.

En el caso de que el conductor y el propietario llegaran a un pacto para que el segundo asumiera la responsabilidad o un propietario pagara dinero a otra persona para que le restaran los puntos a él, la Justicia podría perseguirles judicialmente a ambos.

Según los cálculos del SCT, de los 4 millones de conductores catalanes, cada año podrían perder algún punto unos 250.000, un 10% de estos podrían perder más de cuatro --por lo que podrían realizar los cursos de reeducación vial-- y unos 6.000 podrían perder los 12 puntos.

Sin embargo, Tura advirtió que estas cifras se alcanzarán cuando todas las Policías locales de Catalunya y España reenvíen las multas a la Dirección General de Tráfico (DGT) para que se tramite la pérdida de puntos. De hecho, la consellera valoró "negativamente" que algunas localidades todavía no apliquen el nuevo sistema el próximo sábado 1 de julio y pidió a los ayuntamientos que, si necesitan ayuda la soliciten al SCT.

Por su parte, el director del SCT, Rafael Olmos, explicó que desde la imposición de la multa hasta la retirada de los puntos, teniendo en cuenta los posibles recursos y alegaciones, no pasarán más de dos meses y medio. Además, anunció que probablemente habrá un aumento en el número de recursos interpuestos contra las sanciones, ya que los conductores verán peligrar sus carnés.

Aunque las autoridades de tráfico confían en que el permiso por puntos suponga la disminución de los accidentes, Tura advirtió que "no tenemos que depositar toda la confianza" en el nuevo carnet.

SEIS CENTROS PARA RECUPERAR PUNTOS.

Tura hizo estas declaraciones durante una visita a la sede del RACC en Barcelona donde se ubicará una de las primeras aulas en las que se impartirán los cursos para recuperar los puntos.

El próximo 1 de julio abrirán 6 de los 23 centros del RACC donde se podrán recuperar los puntos. Estarán situados en Tarragona, Girona, Lleida, Barcelona, Sabadell y Mataró (Barcelona). El próximo 1 de octubre abrirán los de Manresa, Vic (Barcelona) y Tortosa (Tarragona).

Finalmente, el 2 de enero de 2007 se abrirán el resto en Vilafranca del Penedès, Granollers, L'Hospitalet de Llobregat, Viladecans, Igualada, Terrassa, Badalona (Barcelona), Olot, Ripoll (Girona), La Seu d'Urgell, Vielha, La Pobla de Segur (Lleida) y Reus (Tarragona).

EL PP PIDE DEFIENDE A LAS AUTOESCUELAS.

Precisamente, el portavoz adjunto del PP en el Parlament, Daniel Sirera, pidió hoy a Tura que "reconsidere" la concesión al RACC de la gestión de los cursos para recuperar los puntos perdidos. Como ya pidió la Federación de Autoescuelas de Catalunya (FAC), el PP pide que estos centros puedan también impartir las clases, teniendo en cuenta que la FAC tiene 199 autoescuelas en todo el país.

En cambio, según el PP, el RACC concentra sus centros en la provincia de Barcelona, "desatendiendo especialmente Lleida y Girona".

El diputado popular considera "importante" que los usuarios no tengan que desplazarse "demasiado lejos" para recibir las clases y recordó que la DGT estableció que los conductores tendrían que desplazarse como máximo 30 kilómetros.

En cambio, la consellera Tura señaló que el criterio del SCT ha sido el de situar los centros en las zonas donde se realizan los exámenes para sacarse el carnet de conducir, para que los conductores "recuerden" aquel momento. Además, indicó que la Generalitat quiere que los conductores que hayan perdido puntos "hagan un esfuerzo" para recuperarlos.

Igualmente, respondió que si el recurso de las autoescuelas ante los tribunales no prospera y se considera que la concesión fue correcta, la FAC tendría que pedir "disculpas".

LÍMITES A LOS JÓVENES.

Respecto a la propuesta de la DGT de prohibir a los conductores noveles circular de noche o con coches de gran cilindrada, Tura se mostró cauta y consideró que sólo es una "opinión".

Según ella, antes de adoptar estas medidas hay que "estudiarlas" y abogó por "concienciar a los conductores noveles de que son noveles".