20 de noviembre de 2019
18 de octubre de 2019

Ecologistas piden cerrar las centrales nucleares en el 30 aniversario del accidente de Vandellós I

Recuerda que la temperatura del reactor "quedó a tres grados de producir una catástrofe"

Ecologistas piden cerrar las centrales nucleares en el 30 aniversario del accidente de Vandellós I
Vandellós II en una foto de archivoEUROPA PRESS - ARCHIVO

TARRAGONA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción han llamado a cerrar las centrales nucleares nucleares en el Estado con motivo del 30 aniversario del accidente de la central Vandellós I: "Es importante tener memoria y recordar lo que pasó en Vandellós para poder acabar con la energía nuclear cuanto antes mejor".

En un comunicado este viernes, ha recordado cómo en la central, transformada actualmente en el Centro Tecnológico Mestral, sufrió una avería el 19 de octubre de 1989 a las 21:39 horas, que provocó una fuga de hidrógeno que acabó explotando y causando un incendio al entrar en contacto con el aire y el aceite a elevada temperatura.

El incendio se extendió rápidamente a través del cableado, que no era ignífugo, y afectó gran parte de la instalación de control del turboalternador, la alimentación eléctrica de potencia y el ordenador central que controlaba el reactor, ha dicho Ecologistas en Acción.

Fue especialmente importante el hecho de que el calor del incendio rompió la junta de dilatación de una tubería que llevaba agua para refrigerar el reactor, provocando una inundación en la parte baja del reactor con agua de mar anegando dos de los cuatro turbosopladores que refrigeran el reactor.

FALTA DE AGUA

La falta de agua y los dos ventiladores en el sistema de refrigeración hicieron que el núcleo se calentara cada vez más, ha recordado la organización, ha indicado la entidad, que ha recordado que pasadas las 4.00 horas, con apoyo de los técnicos y de los bomberos, se logró extinguir el incendio y reactivar manualmente el circuito de refrigeración apagando la central, según los ecologistas.

Sin embargo, "la temperatura del reactor quedó a tres grados de producir una catástrofe", y según un informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) posterior, también se constató que la temperatura de las piscinas de contención y la presión interna del reactor rozaron los máximos admisibles.

"La lucha social que siguió después para cerrar Vandellós I fue intensa y efectiva porqué acabó con el cierre de la nuclear, pero el fin de la energía nuclear todavía quedaba lejos", ha explicado la entidad.

Ha señalado que en los últimos 30 años la energía nuclear ha perdido peso en el conjunto del Estado, pasando de producir el 50% de la energía eléctrica a un 20% aproximadamente, ha dicho la entidad.

Los ecologistas han considerado que iniciativas políticas como el acuerdo del Gobierno del PSOE con las empresas eléctricas y la Ley del Parlament de Catalunya sobre cambio climático que contempla el cierre de las centrales nucleares en diez años "abren un poco la esperanza de que la amenaza nuclear llegue a su fin".