18 de noviembre de 2019
  • Domingo, 17 de Noviembre
  • 15 de julio de 2008

    El escultor de la Sagrada Família Etsuro Sotoo, premiado por el Gobierno japonés por contribuir a la relación con España

    BARCELONA, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El escultor de la Sagrada Família Etsuro Sotoo recibió hoy en Tokio un premio del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno japonés por su contribución al fomento de la amistad entre Japón y España, especialmente con Catalunya, y por la promoción de su país natal en el mundo.

    Sotoo recibió el premio de manos del ministro de Asuntos Exteriores japonés, Masahiko Koumura, en una ceremonia especial, según informó hoy el Consulado General del Japón en Barcelona.

    El escultor lleva 30 años viviendo y trabajando en el templo de la Sagrada Família de Barcelona, el más emblemático del arquitecto Antoni Gaudí, para el cual realiza esculturas que tratan de mantener el espíritu del genio catalán.

    Sotoo nació en Fukuoka, el suroeste de Japón, en 1953. En junio de 1978 llegó a Barcelona, donde tras maravillarse al visionar el templo expiatorio se quedó a trabajar para su continuación, al principio esculpiendo fruta, pero al cabo de unos años llevando a cabo proyectos completos en los que trabajaba directamente la piedra.

    En Japón, es conocido como el 'Gaudí japonés' y, de hecho, llegó a rodar un anuncio donde también aparecían imágenes de Barcelona. El spot le hizo popular en su país y atrajo la atención de japoneses por la Ciudad Condal.

    Sotoo ha creado las figuras de los pelícanos y los ángeles cantores, así como músicos de la fachada del Nacimiento. También ha llevado a cabo la restauración del Portal del Rosario, y la creación de las esculturas de hojas de árboles fruteros y las gárgolas de las torres de los evangelistas, además de la decoración de ventanales y pináculos de las agujas, decoradas con frutas.

    Una de sus últimas creaciones ha sido la escultura de la Eucaristía, que corona la nave central y está hecha con cristal de Murano, tal como quería Gaudí.