2 de diciembre de 2020
6 de junio de 2006

La Generalitat delimita el entorno de protección del Palau Güell, la Casa Batlló y la Casa Amatller de Barcelona

BARCELONA, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno catalán aprobó hoy el acuerdo de delimitación del entorno de protección del Palau Güell, la Casa Batlló y la Casa Amatller de Barcelona. Las dos primeras son obra del arquitecto catalán Antoni Gaudí y la tercera es de Josep Puig i Cadafalch, máximos exponentes del modernismo.

El Palau Güell fue proyectado y construido entre los años 1880 y 1888 y se levanta cerca de la Rambla de Barcelona. Fue residencia de la familia Güell hasta 1945, año en que fue vendido a la Diputación de Barcelona.

Este palacio fue declarado bien cultural de interés nacional en 1969 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Se incluyó al Plan Especial de Protección del Patrimonio Arquitectónico del Ayuntamiento de Barcelona el mismo año.

Hasta el momento, el Palau Güell no disponía de un entorno de protección específicamente delimitado. Esta figura legal considera e incorpora las interacciones del monumento con cada uno de los elementos urbanos de su entorno, así como la relación entre ellos.

Dentro del entorno de protección del Palau Güell se incluyen las fincas adyacentes o en contacto físico con el mismo palacio, así como los edificios ubicados en las calles Nou de la Rambla, La Rambla y Lancaster.

La Casa Batlló, situada en el número 43 del paseo de Gràcia de Barcelona es obra del arquitecto Antoni Gaudí, mientras que en el número 41 del mismo paseo, se encuentra la Casa Amatller, proyectada en 1898 por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch.

Ambas fincas forman parte de la denominada 'manzana de la discordia', lo que obliga a considerarlo globalmente para garantizar la coherencia actual. Fueron declarados monumentos históricoartísticos en virtud de los decretos e 1969 y 1976, respectivamente.

En este caso, la delimitación del entorno de estos monumentos es una herramienta de protección global para preservar en las mejores condiciones posibles el patrimonio inherente a estos edificios y preservar la relación existente entre estos edificios y los elementos urbanos que los rodean.