23 de marzo de 2019
24 de octubre de 2010

Juzgan una amenaza de bomba al 112 con explosivos en casa

BARCELONA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Fiscalía pide 13 años y cuatro meses de cárcel para un hombre por llamar al 112 con un aviso de bomba, profiriendo palabras en euskera y asegurando que el servicio catalán "está muy mal". Cuando la policía entró en su casa, encontraron material para fabricar explosivos y dos bombas. El caso será juzgado esta semana en la Audiencia de Barcelona.

Según el escrito fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar hace poco más de un año --el 23 de julio de 2009--, cuando Jesús N.C. realizó una llamada al teléfono de atención ciudadana alertando de que en dos horas haría explotar un artefacto en la Generalitat.

Esa misma tarde, estando bajo los efectos del alcohol, se cruzó con dos personas de origen magrebí que paseaban con sus hijos de tres años en la localidad barcelonesa de Callús a los que espetó insultos racistas y frente a los que se desnudó.

Más tarde cogió una escopeta recortada y se volvió a dirigir a los mismos vecinos insultándoles y disparando al aire.

Cuando la policía entro en su domicilio encontró todo tipo de material para hacer explosivos y dos artefactos preparados que se diferenciaban entre sí porque uno de ellos llevaba las letras "metra" --éste contenía metralla en su interior, más concretamente tornillos-- y 89 plantas de marihuana que destinaba a la venta.

El fiscal le acusa de un delito de desórdenes públicos, un delito de exhibicionismo, uno de amenazas, de tenencia ilícita de armas, un delito de tenencia y fabricación de sustancias y aparatos explosivos y un delito contra la salud pública, por los que pide 13 años y cuatro meses de cárcel y una multa de 84.600 euros.

Para leer más