26 de marzo de 2019
7 de noviembre de 2010

Juzgan a siete policías por pegar a una pareja al confundirles con unos sospechosos, en Badalona

BARCELONA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Barcelona juzgará este lunes a seis agentes de la Guardia Urbana de Badalona (Barcelona) y a un Mosso d'Esquadra por agredir a una pareja en la estación de Renfe de la localidad golpeando al joven e introduciéndole espray autodefesensa en la boca a ella, tras confundirlos con dos sospechosos. El fiscal pide entre dos y cuatro años por un delito contra la integridad moral, uno de lesiones y una falta de lesiones.

Según el escrito fiscal, los agentes buscaban dos sospechosos de haber agredido a un guardia urbana y creyeron que era la pareja. Poco después detuvieron a la verdadera agresora.

Al joven le golpearon en la cara, le agarraron de la camisa arrastrándole hasta la vía del tren y lo sostuvieron sobre la misma durante unos instantes. A la joven le introdujeron el espray autodefensa profiriéndole expresiones como "te lo vas a tragar" y " que hables, es mejor para ti".

El padre de la joven, de Cornellà de Llobregat (Barcelona) y que entonces contaba con 17 años, presentó la denuncia contra la Guardia Urbana de Badalona porque los agentes agredieron presuntamente a la chica al confundirla con otra de estética 'skin' que se enfrentó, junto a dos militares, al agente que custodiaba el Ayuntamiento de Badalona.

La joven, Cristina G.M., que se encontraba en la madrugada del 23 de octubre de 2005 en la estación de Renfe con un amigo, fue confundida con otra chica que, como ella, tiene el pelo liso, largo y de color negro. Al poco tiempo de la supuesta paliza, otra patrulla de la Policía Local detuvo a la que presuntamente agredió al guardia urbano y Cristina fue puesta en libertad.

La Fiscalía pide para el Mosso d'Esquadra pide 2 años de prisión, 720 euros de multa y cuatro años de inhabilitación por un delito contra la integridad moral y por una falta de lesiones.

También pide dos años de cárcel, 720 euros de indemnización y cuatro años de inhabilitación para tres de los urbanos por un delito de atentado no grave contra la integridad moral y una falta de lesiones.

Para dos de ellos pide cuatro años de cárcel, 720 euros de multa y cuatro años de inhabilitación por un delito de atentado no grave contra la integridad moral, una falta de lesiones y un delito de lesiones.

Además, pide para otro agente dos años de cárcel, 720 euros de indemnización y cuatro años de inhabilitación por un delito contra la integridad moral y un delito de lesiones; y para el último urbano la pena de dos años de prisión y cuatro años de inhabilitación por un delito de atentado no grave contra la integridad moral.