8 de abril de 2020
29 de mayo de 2014

Marc Marginedas advierte de una "batalla" en Siria por controlar el mensaje que llega al extranjero

Marc Marginedas advierte de una "batalla" en Siria por controlar el mensaje que llega al extranjero
TWITTER MARC MARGINEDAS

SEGOVIA, 29 May. (EUROPA PRESS) -

El periodista Marc Marginedas, enviado especial a zonas de conflicto de 'El Periódico de Catalunya' y recientemente liberado de un secuestro de seis meses en Siria, ha advertido de la "fuerte batalla" en el país por controlar el mensaje que llega por los medios de comunicación a la alta esfera internacional.

Según ha dicho este jueves durante un debate de los finalistas del premio periodístico Cirilo Rodríguez que se fallará el viernes, esa batalla que se libra a nivel de la opinión pública internacional es "vital" para la supervivencia del régimen de Bashar al Assad y la pervivencia de la revolución, y de ahí el afán de ambos bandos por dirigir el mensaje que llega al exterior.

Ese interés --ha explicado-- provoca que un medio difunda una noticia de una masacre por bombardeo con docenas de muertos en el país el mismo día en que otro publica una entrevista en que el ministro de Turismo niega una situación grave en el territorio y anima a invertir allí para atraer turismo.

Marginedas ha señalado, en declaraciones recogidas por Europa Press, que los periodistas que trabajan desde una parte del conflicto ya no son bienvenidos y se han convertido en un "objetivo" una vez los rebeldes han abierto la puerta a grupos yihadistas que no quieren una intervención internacional.

En estos momentos --ha indicado-- se debate sobre a qué intereses obedecen las organizaciones yihadistas más radicales: al respecto, se ha cuestionado hasta qué punto, como ocurrió en Argelia, el régimen puede estar infiltrándose entre los rebeldes para manipular la violencia y hacerla "aborrecible" a los ojos de la opinión pública nacional e internacional.

A nivel general, el periodista ha alertado de las atrocidades y abusos contra los derechos humanos que están perpetrando ambos bandos, más graves aún de los cometidos en conflictos recientes. se trata de una guerra "sin piedad" que dura tres años y ha dejado 200.000 muertos, ha lamentado.

Marginedas ha participado, como finalista del Premio Cirilo Rodríguez, en la última mesa redonda de las VII Jornadas de Periodismo de la Asociación de la Prensa de Segovia (APS), en el campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid, y junto a él han intervenido los otros dos aspirantes al galardón: Ángeles Espinosa, corresponsal de 'El País' especializada en Oriente Próximo, y Javier Martín, delegado de la agencia Efe para Israel y Palestina.

EL PERIODISTA, PARTE DEL CONFLICTO

Conducidos por el presidente de la APS, Alfredo Matesanz, los tres se han referido a la creciente dificultad para cubrir la información en zonas de conflicto, donde los periodistas ya no encuentran protección en ningún bando y los gobiernos les niegan visados o pretenden "pastorearles y llevarles de la mano" cuando sí se los conceden.

Esa situación, según Ángeles Espinosa, presenta un nuevo reto para los profesionales, que se ven obstaculizados al estar con la gente de la calle, las víctimas verdaderas de las situaciones bélicas, y no pueden contar el drama que atraviesan.

Javier Martín ha advertido de que los periodistas, que "nunca han sido bienvenidos en los conflictos", han dejado de ser testigos para convertirse en parte de ellos, según ha constatado en Oriente Próximo.

"Nos hemos convertido en un valor. Los bandos nos utilizan para conseguir presión o para conseguir dinero y eso hace nuestra profesión aún más peligrosa", ha subrayado el periodista.

SUPERVIVENCIA DEL CORRESPONSAL

Los tres han defendido la supervivencia de la figura del corresponsal: para Marginedas, el futuro de estos profesionales pasa por reinventarse y diversificarse, de manera que trabaje a la vez para diferentes medios y que su información encaje en diferentes soportes.

Martín también ha reivindicado la labor del reportero internacional, pues "un suceso no existe si no hay un periodista que lo cuente", si bien ha remarcado la necesidad de hacer un periodismo menos aburrido, así como de ofrecer contenidos que arranquen un sentimiento para lograr que las empresas se gasten dinero en información internacional.

Espinosa, que ha suscrito la defensa de sus colegas, ha reconocido su preocupación por el riesgo de que surjan dos modelos de información: uno con contenido rápido, gratuito y de acceso para todos, y otro caro, restringido y de calidad para la élite.

Para leer más