Niños vulnerables proponen "cambiar las reglas" por la convivencia en una campaña del Barça

Recuerda que 151 millones de niños sufren desnutrición crónica en todo el mundo

Niños vulnerables proponen "cambiar las reglas" por la convivencia en una campaña del Barça
7 de diciembre de 2018 FUNDACIÓ BARÇA

BARCELONA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

Niños de todo el mundo en contextos de vulnerabilidad relatan sus historias de superación personal y proponen "cambiar las reglas del juego" y los objetivos para fomentar la convivencia y los derechos de los niños en una campaña de sensibilización de la Fundació Barça.

"Se cambiarán las reglas para que lo más importante no sea solo ganar, sino divertirse", para que todos los niños y niñas tengan los mismos derechos, y éstas también servirán en casa, en la calle, en la escuela y en la vida, ha explicado la entidad en un comunicado este viernes.

Los niños que participan, y que dan a conocer sus problemáticas, piden una revisión de los objetivos del deporte, con los paralelismos que se establecen con el día a día, para fomentar la inclusión, la igualdad, el respeto y el trabajo en equipo: "El campo de juego también es fundamental para aprender valores y humanidad".

La campaña 'Cambiamos las reglas' recuerda que en el mundo hay 151 millones de niños que sufren desnutrición cónica: "Los datos son alarmantes: cada 24 horas, 8.500 niños mueren de hambre", por lo que recuerdan también el derecho a la salud, la educación y la protección de todos los niños, independientemente del sitio en el que hayan nacido.

INCLUSIÓN DE LA DISCAPACIDAD

A través de 11 reglas --una por cada jugador que tiene un equipo--, establecen que el campo puede tener la forma que sea, el quipo estará formado por todos: "Jugamos todos. Y todos, somos todos"; los dos equipos jugarán juntos, y no uno contra el otro, sin violencia ni miedo, y el resultado final no importa, ganarán quienes lo hayan pasado bien.

También recogen que la pelota puede ser de cualquier, material, incluso inventada; se podrá tocar la pelota con los pies, las manos, la muleta y la silla de ruedas, o lo que cada uno necesite para jugar; "con el bullying no jugamos", y la enfermedad no podrá apartar a nadie del equipo, sino que se hará piña para vencerla.

"Antes que refugiados somos niñas y niños. Jugando podemos olvidar los problemas"; los jugadores son también árbitros de sus vidas, y decidirán ser positivos, valientes y optimistas, y, finalmente, estipulan que estas reglas no sirven solo para el juego.

Contador

Últimas noticias