20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • 4 de julio de 2009

    Puigcercós insta a cerrar la 'carpeta catalana' si no hay propuesta antes de agosto

    BARCELONA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de ERC, Joan Puigcercós, aseguró hoy que ningún miembro de la dirección política del partido ni tampoco del Govern se plantea continuar negociando la financiación autonómica el 8 de agosto --un año después del plazo establecido por el Estatut para la entrada en vigor del nuevo modelo--, por lo que, a su juicio, si no hay una propuesta seria, deberá cerrarse la llamada 'carpeta catalana'.

    Aunque reconoció tener la responsabilidad de seguir negociando hasta el último momento como parte integrante del Govern, el republicano insistió --durante su intervención en el Consell Nacional de ERC celebrado hoy en Barcelona-- que no permitirán que se acepte "cualquier cosa, en base a la asfixia financiera".

    "Rechazamos el 'más vale esto que nada", sentenció, y subrayó que no se trata de un tema de dignidad sino de que los planteamientos del Gobierno no implican ningún cambio substancial y los catalanes seguirían teniendo los mismos problemas.

    Así, lamentó que el Gobierno central no tenga "ninguna prisa" por cerrar un acuerdo y que, por el momento, aún no exista una propuesta seria de modelo. "Es la misma canción de siempre, en la que CiU cayó de cuatro patas", aseveró Puigcercós, en relación a su opinión de que el Gobierno está presentando un modelo distinto para cada comunidad autónoma.

    Además, aseguró que lucharán por la vertiente más ambiciosa del Estatut, y se comprometió a no jugar frívolamente con las cifras, algo que a su juicio hace CiU, con su estrategia de "excusas de mal pagador" tras haber pactado en 2001 con el PP lo que considera un mal acuerdo.

    Así, aunque reconoció que el objetivo de que la financiación catalana esté por encima de la media es cada vez más difícil, recordó que por el momento han rechazado ya dos propuestas del Gobierno, una de las cuales implicaba unos recursos diez veces superiores a los que aceptó CiU con un modelo que sólo supone "ir hacia atrás como los cangrejos".

    Pese a que rehusó dramatizar, recordó que, si finalmente no hay acuerdo, el que no habrá cumplido será el Gobierno. De hecho, puntualizó, el Ejecutivo central "ya ha incumplido el Estatut que el presidente José Luis Rodríguez se comprometió a aprobar" y el Congreso aprobó.

    Por ese motivo, se comprometió a seguir presionando tanto en el Congreso como en el Senado y criticó la actitud de CiU de abstenerse en la votación sobre el techo de gasto. "Parece que CiU se esté preparando para apoyar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y que quiera debilitar nuestra capacidad de presión sobre el Gobierno", señaló.