15 de agosto de 2020
5 de marzo de 2014

La Sindicatura de Cuentas vuelve a analizar las cuentas del Palau de la Música

La Sindicatura de Cuentas vuelve a analizar las cuentas del Palau de la Música
EUROPA PRESS

BARCELONA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Sindicatura de Cuentas ha iniciado de oficio un nuevo análisis de las cuentas del Palau de la Música, donde detectó irregularidades en 2002, y ahora analizará las cuentas de 2010, 2011 y 2012.

En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, el Síndic mayor, Jaume Amat, ha explicado que ya ha empezado la fiscalización, prevista en el plan de trabajo de este año del ente dependiente del Parlament.

"Miraremos a ver qué ha pasado. Miraremos si ahora lo hacen bien o no lo hacen bien, que seguro que tendrán algún defecto pero también tendrán alguna cosa que han arreglado", ha afirmado.

La Sindicatura de Cuentas, en un informe de 2002 sobre las cuentas del año 2000, ya alertó de que en el traspaso de dinero entre las dos entidades que gestionaban el Palau "había una parte oscura, había dinero que salía y no se sabía dónde entraba", pero el escándalo del expolio no fue descubierto hasta años después.

Amat ha reconocido que si se hubiese hecho más caso a la Sindicatura "probablemente no se hubiese tardado tanto", pero que el organismo hizo su trabajo, y ha añadido que después no recuerda que no se haya atendido a las alertas de la Sindicatura en cuestiones de calado, aunque sí hay menor efecto en cuestiones de detalle.

UTILIDAD

El Síndic Mayor ha defendido la independencia política de la Sindicatura, ya que aunque sus miembros son designados por los partidos, luego actúan de forma conjunta, y también ha incidido en la importancia de los entes fiscalizadores autonómicos para controlar el buen uso del dinero público.

En este sentido, ha mostrado de nuevo su rechazo a la intención del Gobierno central de eliminar estos entes autonómicos en favor del tribunal de Cuentas estatal, y ha restado validez a los informes en los que se apoya esta decisión.

Ha asegurado que las tesis se desmontan mirando los números, y ha ejemplificado que los entes fiscalizadores autonómicos elaboraron más de 300 informes en 2013, mientras que el Tribunal de Cuentas completó 40.

Ha constatado que es imposible con la misma plantilla hacer 300 informes más 40 desde el ente estatal, y se ha preguntado: "¿Tiene sentido reducir el control cuando más necesario es?"; de hecho, ha afirmado que son necesarios más recursos.

La Sindicatura de Cuentas de Catalunya celebra este año su 30 aniversario, y entre los informes previstos en 2014 está la fiscalización de los partidos políticos con representación parlamentaria respecto a gastos de personal en 2012 --actuación de oficio--.

También analizará las cuentas del Consorcio Fòrum de les Cultures Barcelona 2004 desde que se fundó hasta que se liquidó, por petición del Parlament, y por iniciativa propia fiscalizará las cuentas de las delegaciones del Govern de la Generalitat en el exterior de España en 2011, entre otros.