1 de abril de 2020
27 de junio de 2018

Imbroda: Melilla tendrá "presidente marroquí" si permite voto inmigrante en las locales

MELILLA, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, Juan José Imbroda (PP), ha advertido de que si el Gobierno de Pedro Sánchez impulsa una iniciativa del PSOE para permitir que los inmigrantes puedan votar en próximas elecciones autonómicas y municipales, Melilla podría contar con "un presidente marroquí".

En declaraciones a los periodistas, Imbroda ha hecho este aviso después de conocerse informaciones que apuntan que el PSOE pretende facilitar el derecho al voto de los inmigrantes en futuras elecciones municipales eliminando el requisito de reciprocidad y haciendo mucho más asequibles y rápidos los trámites para ser residente.

El también senador del PP ha recordado que la gran mayoría de los inmigrantes que hay en Melilla son marroquíes con tarjeta de residencia comunitaria en España y, si se les permite el derecho de sufragio, podrían situar al frente de la Ciudad Autónoma a un compatriota, con los riesgos que ello supondría teniendo en cuenta la histórica reivindicación anexionista de Marruecos sobre Ceuta y Melilla.

La primera autoridad melillense ha pedido al partido que dirige Pedro Sánchez que "mucho cuidado con las cosas que se dicen o se piensen" porque por ejemplo en Melilla los inmigrantes "no son los ingleses de Denia ni los españoles de Manchester". sino marroquíes que, en caso de facilitarles el voto, podría elegir "a un presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla marroquí".

Juan José Imbroda ha aclarado que no se refiere en ningún caso a los melillenses de origen bereber que son españoles, como es el caso del líder del principal partido de la oposición, Mustafa Aberchán (Coalición por Melilla), sino a inmigrantes marroquíes.

El presidente melillense ha dicho que va a leer detenidamente las informaciones que apuntan a la posibilidad de permitir el voto a los inmigrantes y considera que de producirse esta posibilidad, además del peligro que supondría para Ceuta y Melilla, sería además "un disparate".