15 de diciembre de 2019
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 14 de noviembre de 2019

    Arturo Valls, ¿es igual de divertido fuera de la televisión?

    Arturo Valls, ¿es igual de divertido fuera de la televisión?
    Arturo Valls, presentador de Ahora Caigo - EUROPA PRESS/ JOSÉ RUIZ - ARCHIVO

    MADRID, 14 Nov. (CHANCE) -

    Arturo Valls se licenció en Periodismo y gracias a su humor, fue contratado por el nuevo programa presentado por Wyoming, Caiga quien caiga. A partir del programa, su rostro empezó a ser reconocido por muchas personas y decidió lanzarse a Camera Café. También, tiene una trayectoria en el cine donde ha hecho algún cameo en Torrente 2, Perdiendo el Norte o Villavicionsa de al lado. Pero, lo que más es representativo de Arturo Valls, es su programa de todas las tardes, Ahora caigo, donde hace reír a los concursantes, público y los telespectadores a través de la pantalla y en el cual se ha tomado un merecido descanso este verano tras ocho años en antena.

    Él es uno de los rostros populares más queridos por su humor y sus ocurrencias, pero no siempre es tan bonito como parece. ¿Cómo es el presentador y humorista fueras de las cámaras? ¿Es tan simpático?

    CH: Muchas personas tienen la dualidad de pensar que en la televisión o encima de un escenario, los humoristas solo hacen reír y entretienen con un foco delante...

    Arturo Valls: Pero, también es importante el entorno que te encuentres, porque no es lo mismo estar con tus amigos con los que tienes mucha confianza. Por ejemplo, te encuentras en un taxi después de estar 8-10 horas haciendo bromas, pues puede que en ese momento lo que menos te apetece es contar un chiste o hacer bromas. Por tanto, hay mucha afinidad entre el personaje y la persona quien lo interpreta en televisión o en cualquier sitio. Y se desarrolla más cuando se tiene confianza y esto le pasa a cualquier persona.

    CH: ¿Cómo es la gente que te para por la calle?

    AR: Muchas personas quieren ver al personaje que ven en la televisión y te lo encuentras en la cola del cine y quieres ver a ese personaje. Pero, lo más probable es que si llevas dos horas con esa persona, llegará el momento de contar algún chiste. Yo no estoy contando chistes siempre y no cuento chistes en mi vida. Pero, si me gusta mucho las bromas y hacer el tonto por la vida.

    CH: ¿Crees que nos falta humor en España?

    AR: Yo creo que no, somos un país que se ha caracterizado siempre por las personas con humor, pero ahora está la cosa más delicada, sin embargo, hemos sobrellevado situaciones muy dolorosas con el humor y el sarcasmo.

    CH: ¿Hay más libertad ahora con el humor o estamos más sensibles?

    AR: Pues yo tampoco lo creo. Lo que sí que puede estar pasando es que la economía y el dinero tengan mucho que ver. Y a veces lo llamamos censura y simplemente es no querer perder dinero. Por tanto, no es una censura que se esté imponiendo el no usar este tipo de chistes o pensar a renunciar a este tipo de chistes porque puede costar efectos económicos.

    Y no podemos considerar a las redes sociales como nuestra sociedad porque han aparecido hace muy poco tiempo. Y muchas veces, que se tiende a pensar que lo que se dice en las redes es lo que todos pensamos.

    CH: Arturo, llevas un montón de tiempo delante de las cámaras, ¿has cambiado en algo?

    AR: Pues sigo siendo el mismo chaval que salió de Valencia con la maleta cargada de ilusiones. Pero he cambiado porque he madurado mucho, por ejemplo, en la inconsciencia con la que hacía todo cuando era más joven. Tampoco valoraba mucho las ofertas de trabajo...

    Y ahora, la tendencia es trabajar menos y pasar más tiempo con la familia y esto es en lo que he cambiado. Antes era mucho más kamikaze a la hora de tomar decisiones laborales, por ejemplo.

    CH: ¿Qué te aporta el programa que estás ahora?

    AR: Lo que más me aporta es como me lo paso, también cierta estabilidad ya que es un programa diario y esto es difícil porque llevo 8 años en antena. Además de diversión y tranquilidad.