2 de junio de 2020
21 de noviembre de 2018

Cayetano Martínez de Irujo, enfadado por la ausencia de sus hermanos en la misa en honor a su madre

Cayetano Martínez de Irujo, enfadado por la ausencia de sus hermanos en la misa en honor a su madre
EUROPA PRESS

MADRID, 21 Nov. (CHANCE) -

Un año más Cayetano Martínez de Irujo quiso recordar a su madre en el cuarto aniversario de su muerte y lo hizo con una misa de lo más especial en la Iglesia del Cristo de los Gitanos.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta noticia, aun citando su procedencia. Puedes disponer de ella contactando con Europa Press Televisión y Reportajes (+34 91 350 08 10)

Aunque con el apoyo incondicional de su novia Bárbara Mirjan y sus hijos, Luis y Amina, Cayetano no contó con la compañía de ninguno de sus hermanos y es que no supo dar ninguna explicación a las ausencias. El que sí que quiso estar al lado de Cayetano en una fecha tan especial fue Alfonso Díez y es que el viudo de la Duquesa de Alba demostró tener una muy buena relación con los hijos de Cayetana.

CHANCE: Te veo muy emocionado, un día muy especial.

Cayetano Martínez de Irujo: Sí, ha sido precioso, al padre Ignacio no se le escapa un mínimo detalle de nombrar a todo el mundo, a sus verdaderos amigos que estaban aquí, todo lleno, en fin, lo que ella se merece y lo que ella dejó escrito en el testamento. Este es el templo en el que se ha traído todo el legado de la Casa de Alba y la gran habrá personal de su vida. Es donde ella quiere que se la honre y se la recuerde.

CH: Cuatro años, cómo pasa el tiempo.

C.M.I: Es verdad, parece mentira. Es un orgullo tan grande que haya gente que haya venido desde Jaén, Málaga a esta misa, de diferentes puntos de Andalucía, gente mayor que ha venido en coche para esta misa, es increíble.

Cayetano Martínez de Irujo: "Yo he organizado esto porque si no, no lo organiza nadie"

CH: El templo está lleno y ha sido muy emotivo pero echamos en falta a alguien.

C.M.I: Yo no puedo decir nada, cada cual siente como siente y cada cual es dueño de su conciencia. Yo no puedo decir nada.

CH: ¿Por qué no han asistido tus hermanos?

C.M.I: Sé que Fernando quería venir y al final no ha venido pero el por qué no lo sé.

CH: ¿Cómo es la relación entre hermanos? Se echa de menos que en un día como hoy no estén todos.

C.M.I: Yo me hago la misma pregunta, es incomprensible.

CH: ¿No hay ninguna razón de peso?

C.M.I: Yo la desconozco, sinceramente. Yo he organizado esto porque si no, no lo organiza nadie. Cuando por nuestro padre se hicieron 15 años de misa, por qué al segundo año ya estábamos dos y al tercer año yo solo. Yo no lo entiendo, simplemente, no tengo nada más que decir.

CH: En el periódico hemos visto que se habla de algunos hijos en segundo plano. De amigos verdaderos, los que están aquí son los verdaderos.

C.M.I: Esa pregunta está por demás, la esquela dice lo que tiene que decir y punto, aquí está el resultado. Nada más. No es un día para hacer evaluaciones ni reproches. Ni es mi papel ni nada, cada uno es dueño de su conciencia y cada cual puede interpretar las cosas como quiera. Desgraciadamente somos públicos y le tengo a usted haciéndome esas preguntas.