22 de septiembre de 2020
4 de agosto de 2020

Enrique Ponce y Ana Soria intercambian comentarios románticos en sus redes sociales

Enrique Ponce y Ana Soria intercambian comentarios románticos en sus redes sociales
Enrique Ponce y Ana Soria, en la primera imagen que han compartido juntos por redes sociales - INSTAGRAM OFICIAL DE ANA SORIA

   MADRID, 4 Ago. (CHANCE) -

Enrique Ponce y Ana Soria están viviendo su verano más especial. Enamorados y viviendo a tope su relación, el diestro y la estudiante no dudan en gritar a los cuatro vientos lo felices que son desde que oficializaron su noviazgo - una vez que se hizo pública la separación del valenciano y Paloma Cuevas - y dejaron de esconderse para dar rienda suelta a su amor.

Coincidiendo con el debut de Ana como "novia de" en el tendido de la plaza de toros de Huelva para apoyar a Ponce - no surtió mucho efecto pq el diestro no consiguió ningún trofeo con su faena - ambos se han dedicado románticos mensajes en sus últimas publicaciones de Instagram, haciendo gala de su felicidad una vez más.

View this post on Instagram

Mi otra mitad. Muchísimas felicidades hermanita, no cambies nunca. Te quiero millones!!! 🎂🤍🤞🏽

A post shared by Ana (@anasoria.7) on

Enrique, enamorado como un quinceañero de la almeriense, no ha dudado en ser de los primeros en comentar una publicación en la que Ana Soria felicita por su cumpleaños a su mejor amiga, Pilar López-Cuadra, con una foto en la que ambas posan frente a un espejo antes de la corrida. El ex de Paloma Cuevas, desconocido totalmente, exclamaba con un "bellasssss" y unos emoticonos de caritas con corazones, lo que le gustaba la instantánea de su chica.

Ana, por su parte, no ha querido ser menos y en unas fotografías con las que Ponce agradece a la afición de Huelva el cariño recibido, ha querido dejar claro su apoyo a su novio con un "eres único" y un emoticono de un corazón. Desde luego, no hay nada mejor que estar enamorado y presumir de ello por redes sociales, de las que el torero y la estudiante se están haciendo auténticos aficionados. Y es que no dejan pasar la ocasión de lanzarse piropos mutuos que evidencian que, lejos de lo que pensábamos en un principio, lo suyo va muy en serio.