5 de julio de 2020
10 de septiembre de 2018

María José Suárez desvela los secretos de su vestido de novia

María José Suárez desvela los secretos de su vestido de novia
EUROPA PRESS REPORTAJES

MADRID, 10 Sep. (CHANCE) -

María José Suárez y el empresario Jordi Nieto se dieron el sí quiero el pasado agosto en la isla de Santorini. Después de su gran boda griega, la modelo ha reaparecido y nos ha contado como vivió ese día tan especial y, además, ha confesado como está llevando su vida de recién casada.

Prohibida la reproducción total o parcial de esta noticia, aun citando su procedencia. Puedes disponer de ella contactando con Europa Press Televisión y Reportajes (+34 91 350 08 10).

CHANCE: ¿Cómo ha sido exponer este fin de semana en IFEMA?

María José Suárez: Estoy muy contenta. Había venido varias veces antes como modelo, pero nunca exponiendo mi colección. Ha sido toda una experiencia. Además, hemos cerrado muchos puntos de venta internacionales como en Italia y Rusia.

CH: ¿Cómo recuerdas ese momento en el que decidiste dedicarte a diseñar?

M.J.S: No te imaginas que al final estás compartiendo stand con la ropa con la que has desfilado. Es muy cansado también, porque como modelo tenía el trabajo fácil. Te quejas cuando eres modelo, pero es muy duro diseñar y preparar todo esto.

CH: La responsabilidad que implica...

M.J.S: Hombre, claro... Además las ferias cansan mucho. Los clientes vienen queriendo que le expliques la colección, pero cuando la has explicado muchas veces, acabas agotada. La feria cansa mucho pero cuando ves que a la gente le gusta tu producto y les gusta, es muy gratificante. No vienen buscándome a mí, vienen buscando la firma.

CH: María José Suárez... ¿El nombre qué implica? ¿Has tenido dificultades?

M.J.S: No te puedo negar que he tenido una parte ya ganada porque muchas tiendas nacionales vienen buscando la firma porque soy una persona popular. Empezar de cero es muy complicado y esa parte ya la tengo ganada. Pero el tener pedidos internacionales y que estemos representados en Panamá, Moscú, Italia... En sitios que nunca había pensado que pudiese estar mi tienda. Es una maravilla que puedas llegar a tantos países y público.

CH: ¿Cuál es tu meta?

M.J.S: Mi sueño es divertirme con lo que hago. Yo no quiero vender en todas las partes del mundo. Yo no que quiero es hacer una colección con la que yo me sienta identificada, que a mí me guste y que la clienta final te envíe un ramo de flores explicándote lo a gusto que estuvo en su boda con mi vestido. Esa parte de satisfacción en mi trabajo es lo más importante, que también es gratificante abrir puntos de venta fuera del país. Pero mi principal meta es otra. Me gustaría abrir una tienda en Madrid propia, como la que tenemos en Sevilla, pero no paro. Este año ha sido un poco locura...

CH: María José, te vemos estupenda. Parece que tus vestidos solamente pueden llevarlos modelos o maniquís...

M.J.S: Pues no porque en mi boda iba vestida mi madre con un vestido que tiene una talla 56 e iba monísima. En las fotos se ven a todas las damas de honor con vestidos ideales, pero también vinieron tías y primas que no tienen una talla 38 ni una talla 40.

CH: ¿Cómo fue diseñar tu propio vestido?

M.J.S: Yo llevaba cinco vestidos. Lucí dos en la preboda y tres en la boda... Una locura.

CH: A la hora de diseñarlo... ¿Qué salió de ti?

M.J.S: El año pasado presentamos una colección de veintiséis vestidos de novia para todos los públicos, desde las más románticas hasta las más hippies. Pero este año quería hacer una colección de vestidos con los que yo me casaría. Es una colección muy mía. Me podría haber casado con cualquiera de los vestidos de esta colección.

CH: ¿Se ha pasado ya la resaca de la boda?

M.J.S: Sí... Y eso que ha sido mucha. Porque el desplazar a tantas personas fuera de España para tres días ha sido mucho trabajo. Con todo lo que ello conlleva. Al principio queríamos hacer algo pequeño, pero al final se nos fue de las manos y todo se convirtió en mi gran boda griega.

CH: ¿Cómo es la vida de casada?

M.J.S: Pues igual porque yo ya vivía con Jordi y teníamos nuestro niño y vida familiar. Desde hace un año no ha cambiado nada. Seguimos viviendo entre Miami y Sevilla. Mañana marcho para Miami hasta diciembre.

CH: Mientras el niño sea chiquitillo te lo llevas...

M.J.S: Claro. Yo creo que hasta que él tenga edad de estar en el colegio estaremos de un país a otro.

CH: Entiendo que Jordi trabaja allí en Miami...

M.J.S: Jordi ya está allí y lleva allí una semana. Después de las vacaciones se fue para allá y ahora nos unimos el pequeño y yo.

CH: Supongo que por amor se hace todo...

M.J.S: Sí. Yo estoy encantada. Evidentemente por amor hago muchas cosas. Pero soy una persona a la que le gusta mucho viajar y moverse. Además me quito dos meses de frío de aquí.

CH: Pero a ti que se te ve muy familiar y así muy de tus amigas... Supongo que es lo que más echarás de menos.

M.J.S: No porque venimos mucho.

CH: ¿Cómo fue el cmpleaños del niño?

M.J.S: Muy bien.

CH: Si haces ese pedazo de cumpleaños con un año, miedo me da cuando el niño se entere...

M.J.S: No, al revés. Eso lo haces porque es el primer año y todo te parece poco. Imagino que después será todo más relajado. Además era como una despedida porque nos vamos a Miami y mi madre va a estar dos meses sin ver al niño.

CH: Tus amigas y tú tenéis los niños de la misma edad.

M.J.S: Sí. El de Eva es más pequeñito y se lleva con Elías seis meses. En cambio, el de Elisabeth es mayor. Mi hermana Carmen tiene a la niña con cuatro meses y Priscila, una amiga nuestra, también acaba de tener una niña, además de otra amiga canaria. Incluso en la boda, una del grupo iba embarazada. Nos hemos puesto todas de acuerdo.

CH: Sabes que te vamos a preguntar por el aumento de familia.

M.J.S: Tengo muchas cosas que hacer al año que viene de trabajo, tienda, de todo... Y un embarazo te quita mucho. También estamos viajando todo el rato y hasta que el niño cumpla los siete meses no puedes viajar. Me gustaría esperar, pero con el trabajo no puedo mucho... Estoy en esas dos cosas.

CH: ¿Te gustaría que se llevaran poco tiempo?

M.J.S: Sí. Me gustaría que se llevara poco tiempo con Elías. Tampoco estoy yo para esperar dos o tres años... O espabilo o se me pasa el arroz. Pero no te puedo decir que me voy a poner ya en ello.

CH: Hablando de la ropa... María José Suárez es un nombre que te abre puertas, pero también críticas... ¿Verdad?

M.J.S: Imagino que como todas las firmas.

CH: ¿Cómo te tomas las críticas de las redes sociales?

M.J.S: La verdad es que si tienes 100 comentarios y 5 son negativos, te tienes que quedar con los positivos... Lo malo sería que tuvieses malas críticas generalizadas. Siempre va a haber alguien que no le guste lo que haces normalmente, por eso hay que quedarse con el porcentaje positivo.

CH: Te lo digo por la instagramer que ha criticado tus vestidos y le ha dado like a Alba Carrillo...

M.J.S: Sí, pero no era por los vestidos... Era por una foto en la que salía un burro y decía que Feliciano estaba invitado a la boda. Yo he visto eso porque me lo han enseñado, pero es un tema más que zanjado.

CH: ¿Con la familia de tu marido qué tal?

M.J.S: Con la familia de mi marido todo estupendo. Han estado en el cumpleaños de Elías desde Barcelona y en la boda han venido la cuñada y la hermana.

CH: Yo me refería con los hijos. Supongo que él como padre media para que haya una solución...

M.J.S: Tampoco te creas que le da importancia a eso. Él tiene relación con sus hijos, están atendidos. Pero ni los niños vienen a Miami ni nosotros vamos a vivir con ellos. Son dos cosas completamente distintas.

CH: ¿Y en la boda?

M.J.S: En la boda igual. Una cosa es nuestra boda y ahí está su hijo. Tiene que estar su familia y mi familia. Su pasado ya ha tiene un punto final. Tiene buena relación con sus hijos, pero tampoco tenemos que vivir en comunión.

CH: Gracias y enhorabuena María José.

M.J.S: Gracias.

406319.1.420.240.20180910135759
Vídeo de la noticia