9 de abril de 2020
19 de mayo de 2018

Meghan Markle luce radiante en su boda con el Príncipe Harry: descubre todos los detalles de su look

Meghan Markle luce radiante en su boda con el Príncipe Harry: descubre todos los detalles de su look
GETTY IMAGES / WPA POOL
Actualizado 19/05/2018 15:02:04 CET

   MADRID, 19 May. (CHANCE) -

   El vestido de Meghan Markle era la mayor incógnita de la boda real que se ha celebrado hoy en la Capilla de San Jorge, cuando la ya Duquesa de Sussex salió del coche sorprendió a todos los asistentes con su escote barco y su manga francesa.

   La marca encargada de diseñar su vestido no es ninguna de las más esperadas, se trata de Givenchy, concretamente lo ha diseñado la directora artística Clare Weight Keller, lo que supone un homenaje al feminismo que Meghan ha querido hacer a través de su vestido.

   Pero también escogiendo esta marca ha supuesto un homenaje a su profesión como actriz, ya que Givenchy fue la marca encargada de vestir también a Audrey Hepburn el día de su boda. Es posible que la novia haya pensado en todos estos detalles a la hora de escoger su vestido.

   La tiara ha sido otro de los complementos más sorprendentes, ya que generalmente las novias reales en la Familia Real Británica no llevaban tiaras de la familia, Diana de Gales llevó la tiara Spencer, que pertenece a su familia, mientras Sarah Ferguson entraba a su boda con una corona de flores naturales y salía con una tiara que le dejó la Reina Isabel. Aunque parece que Kate Middleton fue el punto de inflexión, la Reina Isabel le prestó una tiara para su boda, la Cartier Halo Tiara, y parece que la Reina de Inglaterra considera a Meghan Markle como una nieta más y le ha prestado para la ocasión una tiara que no se había visto en público desde 1953, la Tiara de filigrana de la reina Mary de Teck.

   Meghan Markle ha sido de lo más correcta y discreta, y pidió a la diseñadora que en el velo le bordase 53 flores representando cada una de ellas a un país de la Commonwealth, lo que también dice mucho de ella y su compromiso con el Reino Unido y Canadá.

   Muchos dicen que Meghan el día de su boda ha sido el claro ejemplo de "menos es más", y es que no podía ir más sencilla pero a la vez tan elegante.