5 de diciembre de 2020
23 de octubre de 2020

La relación del Rey Felipe VI y Don Juan Carlos I, tocada y hundida por las polémicas

La relación del Rey Felipe VI y Don Juan Carlos I, tocada y hundida por las polémicas
King Juan Carlos of Spain has renounced the throne after 39 years and will be succeeded by his son Prince Felipe of Spain. - 2014 GETTY IMAGES / DANIEL GLUCKMANN - ARCHIVO

   MADRID, 23 Oct. (CHANCE) -

   Si algo que es muy de madre es ese dicho que asegura que a un hijo se le perdona todo, pero ¿y a la inversa? Quizás, en lo más hondo del ser, da igual lo que haga un padre en el pasado, el problema viene cuando mides el daño que ha ocasionado y sobre todo, la repercusión que ha tenido cuando eres un personaje público. Y eso es lo que ha pasado en la Casa Real española y con el que fuera jefe de estado durante muchos años para este país.

   Don Juan Carlos I ha desaparecido del mapa, no se sabe nada de él, ni dónde está, ni con quién, ni qué quiere hacer, ni se volverá... Nada es nada. Abandonó el país para el que había servido el 3 de agosto y nunca más se ha vuelto a saber de él. Algunos dicen que por vergüenza, otros como favor a su hijo, para salvar la Corona de España... Y lo cierto es que hiciese lo que hiciese, el daño ya estaba producido y quizás, solo lo hizo para no tener que seguir escuchando las informaciones que salían diariamente sobre él.

   La relación entre padre e hijo siempre ha sido muy estrecha, de hecho, recordemos las miles de veces que les hemos visto juntos en su niñez y adolescencia... pero ahora, que el Rey Felipe VI ha hecho su vida, tiene su familia y es Rey de España la cosa ha cambiado. Y es que el regalo que le ha dejado en su Monarquía ha sido demasiado desagradable.

   Aunque no sepamos las conversaciones que tiene el Rey Felipe VI con su padre a día de hoy, no hay que ser muy listo para entender que entre ellos ha habido un antes y un después. Y es que por mucho que a un padre se le perdona todo, no es tan fácil cuando toda España se entera de los tejemanejes que ha hecho sirviendo al país y que le afectan de lleno a su vida profesional ahora que es él quien está a cargo de la Corona.

   Alejados más que nunca, no solo por los kilómetros que les separan, sino también por distancia sentimental que se ha convertido en una barrera entre ellos, los dos luchan por ser quienes fueron en un futuro. Una guerra personal contra la mediatización que es más posible que acabe en enfriamiento, antes de que esa 'reconciliación' se produzca.