15 de noviembre de 2019
23 de octubre de 2019

Elsa Punset y 'BOBIBLÚ' nos enseñan a lidiar con los peques de la casa y no morir en el intento

Elsa Punset y 'BOBIBLÚ' nos enseñan a lidiar con los peques de la casa y no morir en el intento
Portadas de la saga 'Bobiblú'BOBIBLÚ

MADRID, 23 Oct. (CHANCE) -

Después de haber vendido más de 200.000 ejemplares de su colección infantil 'Los Atrevidos', Elsa Punset presenta 'BOBIBLU', su nueva propuesta para niños de 2 a 5 años. A través de dos divertidos personajes -un niño y un perro que son inseparables- la escritora abordará diferentes hábitos y rutinas que forman parte del tejido emocional de la familia y sirven para unir y crear recuerdos. Los dos primeros libros de la colección serán 'Buenos días, Bobiblú' y 'Buenas noches, Bobiblú'.

Esta colección de libros quiere llegar a un público más pequeño y para ello se centra en lo básico, hablando de situaciones habituales y de las cosas que les pasan a todos los niños. Los libros cuentan con una parte de ficción en la que los personajes viven aventuras en su día a día, a lo largo de las que viven situaciones cotidianas que ayudan a los niños tan pequeños a reforzar y consolidar los hábitos que ya tienen en sus casas.

A través de estos cuentos, se da a los padres herramientas para el día a día que ayudan, no solo a reforzar las rutinas, sino también a hacerlas más divertidas y amenas. Además del cuento, los libros incluyen consejos prácticos para que niños y padres fijen sus propias rutinas y puedan ponerlas en práctica.

La música tiene un gran protagonismo en la colección Bobiblú en la que diferentes canciones acompañaran a sus protagonistas en muchas de sus tareas. Los niños y padres lectores podrán encontrar en Spotify una lista ("Las canciones de Bobiblu") de temas que podrán escuchar cuando quieran poner en práctica todas las rutinas desarrolladas en los diferentes libros.

ELSA PUNSET NOS CUENTA DE PRIMERA MANO TODOS LOS DETALLES DEL LIBRO

CH: ¿Por qué está serie de libros? ¿Por qué un perro y un niño?

EP: Escribo siempre, tanto para adultos como para niños, desde lo que me inspira y me ocurre en la vida real. Aspiro a ser útil y próxima, y por ello comparto experiencias basadas en mi cotidiano. En el caso de 'Bobiblú', todo empezó hace tiempo, cuando adoptamos un perro abandonado que llegó a casa asustado y triste... Pero rápidamente formó un vínculo muy bonito con mi hija pequeña. Ella se ocupó mucho de su nuevo amigo, desarrolló su capacidad de responsabilizarse y de cuidar; y a ratos, como siempre los veías juntos, nos reíamos en casa, nos enternecía su complicidad y decíamos que parecían uno solo. Y así nació 'Bobiblú', un niño (Bobi) y un perro (Blu) que se ayudan, se reflejan el uno en el otro, se consuelan, se pelan, se responsabilizan... Creo que cualquier niño puede sentir eso, reflejarse allí, sentirse más acompañado y comprendido a través de la amistad con otro ser.

CH: ¿Hay más libros en esta colección?

EP: 'Buenos días Bobiblú' y 'Buenas noches Bobiblú' son los dos primeros cuentos de la serie, y allí me he centrado en mostrar a los padres como podemos desarrollar pequeños rituales cotidianos, gestos sencillos, que repetimos a diario para celebrar y cumplir con los distintos momentos del día, como despertar, ordenar, lavarse, vestirse, comer, contar el cuento por las noches, saludarnos con cariño, cuidar de los demás, consolar... Los humanos somos conjuntos de hábitos y, desde pequeños, los niños aprenden esos hábitos y los van interiorizando, hasta hacerlos suyos. Los dos siguientes libros de la serie se centrarán más en la autoestima, el autocontrol y las habilidades sociales de nuestros más pequeños.

CH: Entonces, vamos a encontrar consejos para que los padres no se pierdan los momentos de felicidad con sus hijos entre las prisas el estrés que hacen que los padres pierdan en ocasiones la paciencia.

EP: En 'Buenos Días Bobiblú' empezamos precisamente con esos pequeños rituales del despertar que nos ayudan a empezar de buen pie, y a tratar a todos en casa con respeto. Así que nada más despertar, para dejar a un lado las prisas tan adultas, y que tanto desconciertan a los niños, reservamos una minutos para celebrar nuestro despertar: cantamos una canción de buenos días, hacemos nuestros abrazos y saludos preferidos (algunos tiernos como el abrazo de 6 segundos que le gusta a Papá, y otros divertidos como el 'chócala' que le gusta a Bobiblú...); desayunamos, nos lavamos los dientes con el truco de Bobi, nos vestimos y nos ayudamos con alegría. Para los más pequeños, cualquier acto cotidiano puede hacerse con alegría, es su medio natural. Por eso los niños ríen y sonríen literalmente cientos de veces al día, pero los adultos, con sus prisas y sus responsabilidades y tendencia a memorizar lo negativo, perdemos gran parte de esta alegría. ¡Nuestros hijos nos enseñan que aprender y disfrutar es posible!

CH: Actualmente ya no podemos criar a nuestros hijos como fuimos nosotros criados, porque el mundo es completamente diferente. ¿Crees que estos libros ayudarán a ver esa nueva visión de crianza y educación?

EP: Yuval Noah Harari, el autor de Sapiens, nos recuerda que estamos educando a niños para un mundo que ha cambiado muy deprisa, y que ya no depende ni necesita a niños tan obedientes, tan jerarquizados, listos para vivir vidas más homogéneas y estables. Dice así: "Las escuelas, tradicionalmente, construyen identidades fuertes como casas de piedra. Ahora necesitamos construirlas como tiendas de campaña, que puedas doblar y mover." Es un gran reto para nosotros, ¡nos reinventamos y reaprendemos a la vez que nuestros hijos! Pero también es muy enriquecedor para toda la familia.

CH: Hay en ocasiones en las que tenemos dos o más hijos, que son completamente diferentes y, si embargo, los tratamos igual, exigiéndoles lo mismo a unos y otros. ¿También retratas eso?

EP: Si, Bobi y Blu son diferentes, como suelen serlo los hermanos en general... y eso exige a los padres y madres el esfuerzo extra de adaptarse al temperamento de cada niño. Si es un niño al que le cuesta despertar, por ejemplo, tendremos que tener aún más cuidado de tal vez adelantar un poco la hora de despertar para dejarle más tiempo para levantarse; y allí las caricias y la serenidad serán aún más importantes. O un niño más bien excitable requiere que reservemos más tiempo para ese masaje por la noche que le calmará en cuerpo y mente.

CH: ¿Qué podríamos hacer cuando las rutinas de las que estamos hablando no funcionan y nos enfadamos?

EP: A veces los adultos nos frustramos porque sentimos que fallamos, o no estamos a la altura, o no sabemos manejar bien una situación... ¡Pero es que nosotros también, a lo largo de toda la vida, vamos a estar aprendiendo a gestionar mejor nuestras emociones! Y en familia lo hacemos en circunstancias no fáciles: siendo los guías de niños y niñas que cambian constantemente, que nos exigen y nos agotan. ¡Pero no hay que intentar ser perfectos! Usemos nuestros fallos como oportunidades de crecimiento y también para que los niños, que nos imitan en todo, nos imiten también cuando nos equivocamos: que nos vean pedir perdón, mostrar nuestras vulnerabilidades y hacer esfuerzos por mejorar. ¡Eso también forma parte ineludible de educar!

CH: Hay estudios que apuntan que jugar con tus hijos diariamente te hace más feliz. ¿Van a ayudar estas rutinas a los padres a cambiar a la vez que sus hijos, especialmente sus estados de ánimo?

EP: Como explico en las notas que hay para los padres y madres al final de cada libro, cada familia inventa sus propios rituales, rutinas o hábitos en función de sus preferencias y creencias: canciones, oraciones, momentos de silencio, lecturas, etc... y eso forma el tejido emocional de una familia, une a la familia y genera recuerdos imborrables. ¡Es creativo y divertido celebrar y aprender con pequeños rituales! Son la columna dorsal de cualquier familia, una forma consciente y sólida de generar buenos hábitos emocionales y de fortalecer nuestra inteligencia emocional en familia.

Contador

Para leer más


Lo más leído