11 de julio de 2020
3 de junio de 2020

Una joven enana marrón aparece a 332 años luz de la Tierra

Una joven enana marrón aparece a 332 años luz de la Tierra
Enana marrón - NASA/WILLIAM PENDRILL

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Una enana marrón tan joven como 3,7 millones de edad ha sido localizada a tan solo 332 años luz de la Tierra, la distancia más cercana a la que se ha descubierto un objeto de esta clase formado tan recientemente.

Las enanas marrones son el hijo del medio de la astronomía, demasiado grandes para ser un planeta pero no lo suficientemente grandes como para ser una estrella. Al igual que sus hermanos estelares, estos objetos se forman a partir del colapso gravitacional de gas y polvo. Pero en lugar de condensarse en el núcleo nuclear ardiente de una estrella, las enanas marrones encuentran un equilibrio más parecido al zen, de alguna manera alcanzan un estado estable y más suave en comparación con las estrellas alimentadas por fusión.

Se considera que las enanas marrones son el eslabón perdido entre los planetas gigantes gaseosos más masivos y las estrellas más pequeñas, y debido a que brillan relativamente tenues, han sido difíciles de detectar en el cielo nocturno. Al igual que las estrellas, algunas enanas marrones pueden retener el disco de remolino de gas y polvo que queda de su formación inicial. Este material puede colisionar y acumularse para formar planetas, aunque no está claro exactamente qué tipo de planetas pueden generar las enanas marrones.

La proximidad en términos cósmicos a la que ha sido encontrada la nueve enana marrón, llamada W1200-7845, permite que los científicos

pueden acercarse al sistema joven con futuros telescopios de alta potencia, para examinar las condiciones más tempranas del disco de una enana marrón y tal vez aprender más sobre el tipo de planetas que podrían soportar las enanas marrones.

El nuevo sistema fue descubierto por investigadores del MIT, la Universidad de Oklahoma y otros lugares, con la ayuda de científicos ciudadanos, a través de Disk Detective, un proyecto de financiación colectiva financiado por la NASA y hospedado por Zooniverse que proporciona imágenes de objetos en el espacio para que el público los clasifique, con el objetivo de seleccionar objetos que probablemente sean estrellas con discos que podrían albergar planetas. .

Los investigadores presentaron sus hallazgos, y anunciaron una nueva versión del sitio web de Disk Detective, esta semana en la reunión virtual de la Sociedad Astronómica Americana.

Los científicos ciudadanos primero clasificaron el objeto como un disco en 2016. El equipo científico, incluidos Silverberg y Maria Schutte, una estudiante graduada de la Universidad de Oklahoma, luego examinó más de cerca la fuente con un instrumento infrarrojo en los telescopios Magellan de 6.5 metros en el Observatorio Las Campanas en Chile.

Con estas nuevas observaciones, determinaron que la fuente era en realidad un disco alrededor de una enana marrón que vivía dentro de un "grupo en movimiento", un grupo de estrellas que tienden a moverse como una sola en el cielo nocturno. En astronomía, es mucho más fácil determinar la edad de un grupo de objetos en lugar de uno solo. Debido a que la enana marrón era parte de un grupo en movimiento de aproximadamente 30 estrellas, los investigadores anteriores pudieron estimar una edad promedio para el grupo, de aproximadamente 3.7 millones de años, que probablemente también era la edad de la enana marrón.

La enana marrón también está muy cerca de la Tierra, a unos 102 parsecs de distancia, lo que la convierte en la joven enana marrón más cercana detectada hasta el momento. A modo de comparación, nuestra estrella más cercana, Alpha Centauri, está a 1 parsec de la Tierra.

"Cuando está tan cerca, consideramos que está dentro del vecindario solar", dice Schutte. "Esa proximidad es realmente importante, porque las enanas marrones son más bajas en masa e inherentemente menos brillantes que otros objetos como las estrellas. Así que cuanto más cerca estén estos objetos de nosotros, más detalles podremos ver".

El equipo planea ampliar aún más el W1200-7845 con otros telescopios, como ALMA, el Atacama Large Millimeter Array en Chile, que comprende 66 enormes antenas de radio que funcionan juntas como un poderoso telescopio para observar el universo entre la radio y las bandas de infrarrojos. En este rango y precisión, los investigadores esperan ver el disco de la enana marrón, para medir su masa y radio.