28 de febrero de 2021
14 de enero de 2021

Un mapa localiza 525 enanas marrones en el vecindario del Sol

Un mapa localiza 525 enanas marrones en el vecindario del Sol
Esta imagen muestra a la Tierra rodeada por las enanas marrones más cercanas, mostradas en rojo, contra el telón de fondo de las constelaciones circundantes. - NASA/JACQUELINE FAHERTY

   MADRID, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un nuevo mapa tridimensional que abarca 65 años luz alrededor del Sol incluye la localización de 525 enanas marrones: enormes bolas de gas que no son lo suficientemente pesadas para ser estrellas.

   Científicos aprovecharon la red mundial de 150.000 voluntarios que utilizan el proyecto de colaboración científica ciudadana financiado por la NASA Backyard Worlds: Planet 9 para encontrar docenas de nuevos ejemplos de estas estrellas fallidas.

   Al hacer un mapa completo de estos objetos, representados en rojo, los científicos podrían descubrir si diferentes tipos de enanas marrones están distribuidos uniformemente en las cercanías de nuestro sistema solar.

   Los telescopios pueden detectar las enanas marrones porque emiten calor, en forma de luz infrarroja, que queda de su formación. La luz infrarroja es invisible para los ojos humanos, pero puede revelar detalles tentadores sobre las enanas marrones y otros objetos en todo el universo.

   El resultado del nuevo esfuerzo de ciencia ciudadana es el mapa más completo hasta la fecha de las enanas L, T e Y en las cercanías del sistema solar. Estas variedades de enanas marrones pueden tener temperaturas de hasta miles de grados Celsius, pero las enanas Y, que son las más frías, pueden tener temperaturas bajo cero y nubes hechas de agua.

   Desde 2017, los científicos ciudadanos han estado buscando candidatos para enana marrón como parte de Backyard Worlds, utilizando datos del satélite Explorador de infrarrojos de campo amplio de objetos cercanos a la Tierra (NEOWISE) de la NASA junto con observaciones de todo el cielo recopiladas entre 2010 y 2011 bajo su anterior apodo, WISE.

   El equipo de Backyard Worlds también colaboró con el programa Summer Research Connection de Caltech para involucrar a los estudiantes de secundaria en la búsqueda de enanas marrones. Tanto los voluntarios de todo el mundo como los estudiantes de secundaria en el área de Pasadena, California, figuran como coautores del estudio, que se presentó en la 237 reunión de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

   Si bien las enanas marrones tienen entre millones y miles de millones de años, este equipo de científicos profesionales y ciudadanos tuvo un plazo mucho más corto para encontrarlas. Sabían que el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA era el único observatorio operativo que podía confirmar las distancias y posiciones de las enanas marrones que les interesaban, y Spitzer estaba programado para retirarse en enero de 2020. Fue una carrera frenética encontrar tantas enanas marrones como pudieron para que Spitzer pudiera revelar sus ubicaciones con mayor precisión.

   Afortunadamente, los científicos ciudadanos ayudaron a descubrir docenas de nuevas enanas marrones. "Sin los científicos ciudadanos, no podríamos haber creado una muestra tan completa en tan poco tiempo", dijo en un comunicado J. Davy Kirkpatrick, científico de Caltech / IPAC en Pasadena y autor principal del estudio. "Tener el poder de miles de ojos inquisitivos sobre los datos nos permitió encontrar candidatos de enana marrón mucho más rápido".

   Luego, astrónomos profesionales utilizaron Spitzer para observar 361 enanas marrones locales de los tipos L, T e Y, y las combinaron con descubrimientos anteriores para hacer un mapa 3D de 525 enanas marrones. Además de los descubrimientos de la ciencia ciudadana, los científicos utilizaron CatWise, un catálogo de objetos de WISE y NEOWISE financiado por la NASA, para completar su censo.

   Y hay una sorpresa: uno de los vecinos de nuestro sistema solar, la enana Y más fría conocida de la galaxia, con temperaturas probablemente por debajo del punto de congelación, representa un residente poco común en el vecindario cósmico. Los astrónomos habrían esperado encontrar muchos más en las cercanías. Pero esto puede deberse a que los telescopios actuales no son lo suficientemente sensibles para encontrarlos, ya que estos objetos son muy débiles.

   Como ha encontrado una investigación anterior, de los siete objetos más cercanos a nuestro sistema solar, tres son tipos raros de enanas marrones. El resto son estrellas normales: las enanas rojas Proxima Centauri y Barnard, y las estrellas similares al Sol Alpha Centauri A y B.

   "Si pusiera el Sol en un lugar aleatorio dentro de nuestro mapa 3D y preguntara: 'Típicamente, ¿cómo son sus vecinos?' Descubrimos que se verían muy diferentes de lo que son nuestros vecinos reales", dijo Aaron Meisner, científico asistente del NOIRLab de la National Science Foundation y coautor del estudio.

   Entonces, ¿se encuentra el Sol en un vecindario cósmico inusualmente diverso, o es solo que las enanas Y cercanas son más fáciles de detectar? Los astrónomos deberán investigar más para averiguarlo.

   Algunas de estas enanas L, T e Y tienen masas y temperaturas similares a los exoplanetas, planetas más allá de nuestro sistema solar. Obtener detalles sobre planetas distantes puede ser un desafío porque si orbitan otras estrellas, la luz de las estrellas es mucho más brillante que el planeta. Dado que las enanas marrones de este estudio no orbitan estrellas, un telescopio no tiene que restar luz estelar para mirarlas. Esto convierte a las enanas marrones en un nuevo tipo de laboratorio para comprender los exoplanetas.