28 de febrero de 2020
23 de enero de 2020

Mundos gigantes pueden formarse de pequeñas estrellas en miles de años

Mundos gigantes pueden formarse de pequeñas estrellas en miles de años
Planetas gigantes en torno a pequeñas estrellas - UCLAN

   MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Los planetas gigantes pueden formarse alrededor de pequeñas estrellas mucho más rápido de lo que se pensaba, concretamente unos pocos de miles de años en el caso de enanas rojas.

   Así lo sugiere una nueva investigación sobre formación planetaria de la Universidad de Lancashire Central (UCLan), que se publica en Astronomy and Astrophysics Journal.

   Este es el tipo más común de estrellas en nuestra galaxia, son estrellas pequeñas, del 10% al 50% del tamaño de nuestro Sol. A pesar de su pequeña masa, se encuentra que albergan planetas gigantes hasta 10 veces más grandes que Júpiter, el planeta más grande de nuestro Sistema Solar.

   El mecanismo de formación de estos grandes planetas sigue siendo un misterio sin resolver. Se cree que los planetas gigantes alrededor de las estrellas, como nuestro Sol, se formaron por la acumulación gradual de partículas de polvo en cuerpos cada vez más grandes. Sin embargo, las enanas rojas son pequeñas en comparación con el Sol, y no parecen tener suficiente material a su alrededor para formar planetas tan grandes.

   El equipo de investigación utilizó el superordenador DiRAC (Distributed Research using Advanced Computing) para simular la evolución de los discos protoplanetarios alrededor de las estrellas enanas rojas. Los discos protoplanetarios son estructuras giratorias de gas denso y polvo que se encuentran alrededor de todas las estrellas recién nacidas.

   Los investigadores descubrieron que si estos discos jóvenes son lo suficientemente grandes, pueden fragmentarse, es decir, romperse en pedazos, formando planetas gigantes gaseosos. Esta teoría predice que la formación de planetas gigantes ocurre dentro de unos pocos miles de años, una escala de tiempo que es extremadamente rápida en términos astrofísicos.

   El doctor Anthony Mercer, quien dirigió la investigación, dijo en un comunicado: "El hecho de que los planetas puedan formarse en tan poco tiempo alrededor de pequeñas estrellas es increíblemente emocionante. Nuestro trabajo muestra que la formación de planetas es particularmente robusta: otros mundos pueden formarse incluso alrededor de pequeñas estrellas de diversas maneras y, por lo tanto, los planetas pueden ser más diversos de lo que pensábamos anteriormente ".

   Los investigadores también encontraron que estos planetas son extremadamente calientes cuando se forman, con temperaturas en sus núcleos que alcanzan miles de grados. Tales planetas calientes serían relativamente fáciles de observar cuando aún son jóvenes. No tienen una fuente de energía interna, por lo que se vuelven más débiles con el tiempo, y la ventana de oportunidad para observarlos directamente es muy pequeña. Sin embargo, todavía se pueden observar indirectamente por su efecto en su estrella anfitriona. Muchos planetas como estos se han descubierto hasta ahora alrededor de pequeñas estrellas.