26 de mayo de 2020
27 de marzo de 2020

El calentamiento corta la circulación océanica desde hace 450.000 años

El calentamiento corta la circulación océanica desde hace 450.000 años
YAIR ROSENTHAL

MADRID, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

Interrupciones a corto plazo de la circulación oceánica profunda se han sucedido durante los períodos interglaciales cálidos en los últimos 450.000 años, y pueden volver a ocurrir en nuestro tiempo, sugiere un nuevo estudio publicado en Science.

Si la circulación de aguas profundas en el Atlántico se detiene o disminuye debido al cambio climático, podría causar enfriamiento en el norte de América del Norte y Europa, un escenario que ha ocurrido durante los últimos períodos glaciares fríos. Irónicamente, el derretimiento de la capa de hielo polar en la región del Ártico en un mundo más cálido, lo que resulta en que más agua dulce ingrese al océano y altere la circulación, podría haber causado enfriamientos anteriores. Aún así, una congelación rápida como en la película de 2004 "El día después de mañana" es altamente improbable.

El estudio, dirigido por científicos de la Universidad de Bergen en Noruega, sigue un estudio de 2014 sobre el mismo tema.

"Estos hallazgos sugieren que nuestro sistema climático, que depende en gran medida de la circulación oceánica profunda, se encuentra en un punto crítico cerca de un punto de inflexión para interrupciones abruptas", dijo el coautor Yair Rosenthal, profesor distinguido en el Departamento de Ciencias Marinas y Costeras y el Departamento de Ciencias de la Tierra y Planetarias en Rutgers-New Brunswick. "Aunque las interrupciones en la circulación y los posibles enfriamientos pueden ser relativamente breves, durando tal vez un siglo o más, las consecuencias pueden ser grandes".

La cálida corriente del Atlántico Norte, la parte más septentrional de la corriente del Golfo, desemboca en el mar de Groenlandia. Se vuelve cada vez más frío y salado debido a la pérdida de calor en el aire, eventualmente se hunde y forma la formación de aguas profundas del Atlántico Norte, una masa de agua profunda y fría que fluye hacia el sur. El derretimiento de la capa de hielo polar en la región del Ártico daría como resultado que más agua dulce ingrese al océano e interrumpa ese patrón de circulación, lo que podría causar enfriamiento en las áreas del norte de Europa y América del Norte.

En su estudio de 2014, los científicos presentaron evidencia de interrupciones en la formación de aguas profundas del Atlántico Norte durante el último período interglacial (el Riss-Würm ) hace aproximadamente 116.000 a 128.000 años. El aumento del agua dulce que ingresa a la región ártica debido al derretimiento de la capa de hielo polar en un mundo más cálido puede haber interrumpido la circulación, lo que normalmente trae agua más cálida al océano frente a las regiones del norte de América del Norte y Europa. Tales interrupciones parecen durar alrededor de un siglo o más.

El último estudio cubre otros tres períodos interglaciales cálidos en los últimos 450.000 años. Durante todos ellos, independientemente del grado de calentamiento global, los científicos encontraron interrupciones similares de un siglo de la formación de aguas profundas del Atlántico Norte. Y descubrieron que tales perturbaciones se logran más fácilmente de lo que se creía y ocurrieron en condiciones climáticas similares a las que pronto enfrentaremos con el calentamiento global, informa en un comunicado la Universidad de Rutgers, que participó en el estudio.

Los siguientes pasos incluyen validar las observaciones de los científicos con evidencia de otros sitios cerca de Groenlandia durante otros intervalos cálidos.