4 de diciembre de 2020
21 de octubre de 2020

El magma profundo facilita el movimiento de las placas tectónicas

El magma profundo facilita el movimiento de las placas tectónicas
Visualización tridimensional de la fusión parcial en la base de las placas tectónicas. - CNRS/ENS DE LYON/UNIVERSITÉ CLAUDE BERNARD LYON 1

   MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Una pequeña cantidad de roca fundida bajo de las placas tectónicas las incita a moverse, según han descubierto recientemente sismólogos franceses en una investigación que publican en la revista 'Nature'.

   Su nuevo modelo tiene en cuenta no solo la velocidad de las ondas sísmicas, sino también la forma en que son atenuadas por el medio por el que pasan. La velocidad de las placas tectónicas cerca de la superficie se correlaciona directamente con la cantidad de magma presente.

   La litosfera, la parte exterior de la Tierra, está formada por la corteza y parte del manto superior. Se subdivide en placas rígidas, conocidas como placas tectónicas o litosféricas. Estos se mueven sobre una capa más fluida del manto, la astenosfera. La menor viscosidad de la astenosfera permite que las placas tectónicas se muevan sobre el manto subyacente, pero hasta el día de hoy se desconoce el origen de esta baja viscosidad.

   La tomografía sísmica produce imágenes tridimensionales del interior de la Tierra mediante el análisis de millones de ondas sísmicas registradas en estaciones sismológicas repartidas por la superficie del globo. Desde la década de 1970, los sismólogos han analizado estas ondas con el fin de identificar un único parámetro: su velocidad de propagación.

   Este parámetro varía con la temperatura (cuanto más frío es el medio, más rápido llegan las olas), la composición y la posible presencia de rocas fundidas en el medio por el que pasan las olas.

   Los sismólogos del Laboratoire de géologie de Lyon: Terre, planètes et environment (CNRS / ENS de Lyon / Université Claude Bernard Lyon 1) estudiaron otro parámetro, la atenuación de las ondas, junto con la variación en las velocidades de propagación de las ondas. Este análisis, que aporta nuevas informaciones sobre la temperatura del medio atravesado por las ondas, permite determinar la cantidad de roca fundida en el medio que atraviesan las ondas.

   Según un comunicado, su nuevo modelo hizo posible, por primera vez, mapear la cantidad de roca fundida debajo de las placas tectónicas. Este trabajo revela que una pequeña cantidad de roca fundida (menos del 0,7% en volumen) está presente en la astenosfera debajo de los océanos, no solo donde se esperaba, es decir, debajo de las dorsales oceánicas y algunos volcanes como Tahití, Hawai o Reunión, sino también bajo todas las placas oceánicas.

   El bajo porcentaje de roca fundida observado es suficiente para reducir la viscosidad en uno o dos órdenes de magnitud debajo de las placas tectónicas, "desacoplarlas" del manto subyacente. Además, los sismólogos de Lyon observaron que la cantidad de roca fundida es mayor debajo de las placas de movimiento más rápido, como la placa del Pacífico. Esto sugiere que el derretimiento de las rocas favorece el movimiento de las placas y la deformación en sus bases.