3 de marzo de 2021
26 de enero de 2021

Impulso a la aviación a hidrógeno con una pila de 1,5 megavatios

Impulso a la aviación a hidrógeno con una pila de 1,5 megavatios
Campo de pruebas para el Proyecto BALIS - DLR

   MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) está desarrollando el primer sistema de propulsión de pila de combustible del mundo para aeronaves con una potencia en el rango de megavatios.

   Con su proyecto BALIS, DLR está dando un paso más para hacer posible un vuelo libre de emisiones impulsado por hidrógeno, afirma la agencia espacial germana en un comunicado.

   El objetivo es desarrollar y probar un sistema de propulsión de pila de combustible con una potencia de aproximadamente 1,5 megavatios. Esto sería suficiente para permitir el desarrollo de un avión regional con 40 a 60 asientos y un alcance de 1.000 kilómetros.

   Para este propósito, DLR está construyendo una instalación de prueba única. Forma el sistema general necesario, es decir, el hardware completo y la infraestructura esencial, incluido el propio sistema de pila de combustible, los depósitos de hidrógeno, el motor eléctrico y las tecnologías de control. Este entorno de prueba es a la vez complejo y extremadamente flexible. Permite la investigación y el desarrollo en las más diversas condiciones, requisitos y directrices aplicables al sector del transporte aéreo.

   "Con BALIS, estamos creando las bases para la tecnología de conversión de energía mediante el desarrollo de un sistema de demostración inicial en la clase de potencia de 1,5 megavatios y determinando el modo de funcionamiento óptimo. A continuación, queremos transferir la tecnología a aplicaciones prácticas junto con socios de investigación e industria", explica André Thess, Director del Instituto DLR de Ingeniería Termodinámica. Thess añade: "El enfoque inicial está en su uso en el transporte aéreo. Sin embargo, estos sistemas de pilas de combustible también se pueden utilizar en el transporte pesado, por ejemplo, en grandes vehículos comerciales de carretera, en trenes o en barcos".

   La mayoría de las pilas de combustible que ya están disponibles comercialmente tienen una producción de 100 a 200 kilovatios por módulo. Sin embargo, para alcanzar el rango de megavatios, no es posible combinar ningún número de sistemas más pequeños. Aquí es donde la tecnología llega a sus límites. "Existe una 'barrera del sonido' a 1,5 megavatios en lo que respecta a la arquitectura y el rendimiento de los componentes actuales del sistema de pilas de combustible", dice Josef Kallo, un experto de DLR en el uso de hidrógeno en el transporte aéreo.

   "Queremos superar esto -explica-, limitar y al mismo tiempo reunir la menor cantidad posible de pilas de pilas de combustible de alta potencia. Para hacer esto, necesitamos enfoques novedosos y nuevos componentes, por ejemplo, en la distribución optimizada de la densidad de corriente, el nivel de voltaje, el manejo de hidrógeno líquido en grandes cantidades y el acoplamiento a un sistema de propulsión general".