3 de agosto de 2020
2 de julio de 2014

Lanzado con éxito el primer observatorio espacial del CO2

Lanzado con éxito el primer observatorio espacial del CO2
NASA

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La NASA ha lanzado con éxito este miércoles el Observatorio de Carbono en Órbita-2 (OCO-2) a bordo de un cohete Delta II, desde el complejo de Vandenberg, en California.

   El equipo de lanzamiento pudo subsanar fallos en una válvula del sistema de supresión de agua de la plataforma de lanzamiento, que obligaron el martes a un retraso en el despegue tan solo 46 segundos antes del final de la cuenta atrás. El lanzamiento tuvo lugar este 2 de julio a las 11.56 hora española.

   La misión OCO-2 producirá la imagen más detallada hasta la fecha de las fuentes naturales de dióxido de carbono, así como sus "sumideros": los lugares de la superficie de la Tierra donde se elimina el dióxido de carbono de la atmósfera. El Observatorio estudiará cómo se distribuyen estas fuentes y sumideros de todo el mundo y cómo cambian con el tiempo.

   OCO-2, la primera misión de la NASA dedicado a monitorear el dióxido de carbono en la atmósfera en escalas globales, sólo tenía una ventana de 30 segundos de lanzamiento al día.

   La ventana de lanzamiento es corta porque la nave espacial tiene que estar alineado con precisión dentro de una serie de satélites de observación terrestre conocido como el "A-Train", informa la NASA.

PUESTA EN ÓRBITA

   Tras el lanzamiento y la separación de la primera etapa del cohete impulsor, el observatorio y la segunda etapa del lanzador alcanzaron una órbita intermedia a los 40 minutos del despegue. El segundo motor de la etapa entró en funcionamiento 51 minutos tras el lanzamiento para llevar al observatorio a la órbita deseada.

   La separación del cohete y el observatorio se produjo 56 minutos después del despegue. Tres minutos después, la nave comenzó a desplegar sus paneles solares individuales para iniciar a continuación las comunicaciones. Entre seis y siete semanas después de su lanzamiento, OCO-2 será maniobrado en su órbita operación final en la constelación A-Train, a 705 kilómetros por encima de la Tierra.

   Las primeras observaciones científicas de los niveles de dióxido de carbono en nuestro planeta están programadas para unos 45 días después de su lanzamiento.