7 de julio de 2020
2 de mayo de 2010

La endogamia pudo provocar una elevada mortalidad infantil en la familia Darwin, según un estudio

((Esta noticia está embargada hasta las 16:00 horas del 3 de mayo))

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Las preocupaciones de Charles Darwin sobre las posibles consecuencias de la endogamia en su familia estaban más que justificadas, según recoge un estudio de la revista 'BioScience', publicado este mes de mayo, en el que se establece una relación entre la elevada mortalidad infantil y el nivel de endogamia de los individuos de la dinastía Darwin-Wedgwood.

El naturalista inglés Charles Darwin se casó con su prima hermana Emma Wedgwood, y su madre, Susannah Wedgwood, era a su vez hija de su primo tercero. Según el estudio, Darwin era consciente de los efectos de un matrimonio entre miembros de una misma familia sobre los hijos después de realizar varios experimentos en plantas, y temía que su matrimonio ocasionara problemas de salud entre sus descendientes ya que la endogamia es un factor de riesgo en el número de enfermedades humanas.

El estudio subraya que tres de los 10 hijos de Darwin murieron antes de llegar a la edad adulta y un cuarto, que falleció de fiebre escarlata, aparece en las fotografías con deformidades. Además, otros tres nunca tuvieron descendientes a pesar de que se casaron. En este sentido, los autores del estudio relacionan la infertilidad con la consanguinidad. En cualquier caso, otros tres fueron nombrados caballeros de la Reina Victoria.

Los autores del documento --que 'siguieron la pista' a 25 familiares y 176 niños--, Tim M. Berra, Gonzalo Álvarez y Francisco C. Ceballos, sugieren que el deterioro de los genes producido por la consanguinidad en el matrimoinio "pudo complicar y elevar la mortalidad infantil de los descendientes de Darwin".