15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 15 de julio de 2019

    La grasa de cerdo y su contribución a Stonehenge

    La grasa de cerdo y su contribución a Stonehenge
    StonehengeNEWCASTLE UNIVERSITY

       MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

       La grasa de cerdo podría haber sido usada para engrasar los trineos con los que se movieron las enormes piedras del santuario prehistórico británico de Stonehenge.

       Se ha asumido que los residuos de grasa en los fragmentos de cerámica encontrados en los muros de Durrington, cerca de Stonehenge, están relacionados con la alimentación de los cientos de personas que vinieron de Gran Bretaña para ayudar a construir el antiguo monumento.

       Pero, un nuevo análisis realizado por arqueólogos en la Universidad de Newcastle sugiere que debido a que los fragmentos provienen de platos que habrían sido del tamaño y la forma de cubos, y no de cocinar o servir platos, podrían haber sido utilizados para la recolección y almacenamiento de sebo: una forma de grasa animal. El estudio se publica en Antiquity.

       Lisa-Marie Shillito, profesora principal de arqueología del paisaje de la Universidad de Newcastle, dijo: "Me interesó el nivel excepcional de conservación y las altas cantidades de lípidos (o residuos grasos) que recuperamos de la cerámica. Quería saber más sobre ¿Por qué vemos estas grandes cantidades de grasa de cerdo en la cerámica, cuando los huesos de animales que se han excavado en el sitio muestran que muchos de los cerdos fueron 'asados' en lugar de ser cortados como se esperaría si se estuvieran cocinando en las ollas?".

       Ahora se acepta generalmente que los enormes megalitos que conforman Stonehenge fueron movidos por el esfuerzo humano. Experimentos recientes han sugerido que 20 personas podrían haber movido las piedras (hasta ocho metros de altura y pesar hasta dos toneladas) colocándolas en un trineo y deslizándolas sobre troncos.

       La cerámica en Durrington Walls es una de las mejores estudiadas para residuos orgánicos, con más de 300 fragmentos analizados como parte de estudios más amplios del uso de Grooved Ware en Gran Bretaña, y más recientemente el proyecto Feeding Stonehenge, en el que trabajó Shillito.

       El análisis de residuos de grasa absorbida es una técnica bien establecida para revelar qué tipo de alimentos se utilizaron para diferentes tipos de cerámica. Pero se debe prestar más atención a cómo se interpreta esta información, argumenta Shillito.

       "Todavía hay muchas preguntas sin respuesta en torno a la construcción de Stonehenge", dice. "Hasta ahora, ha habido una suposición general de que los rastros de grasa animal absorbida por estas piezas de cerámica estaban relacionados con la cocción y el consumo de alimentos, y esto condujo las interpretaciones iniciales en esa dirección. Pero puede haber otras cosas sucediendo también, y estos residuos podrían ser una evidencia tentadora de la teoría del trineo engrasado.