11 de julio de 2020
27 de mayo de 2020

No medió catástrofe en la extinción masiva de hace 215 millones de años

No medió catástrofe en la extinción masiva de hace 215 millones de años
Búsqueda de fósiles en el Petrified Forest National Park - AMANDA BEDNARICK

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Un sofisticado análisis cuantitativo de una extinción masiva que ocurrió hace 215 millones de años y descubrió que la causa no era un asteroide o el cambio climático, como se creía anteriormente. En cambio, no ocurrió repentina o simultáneamente, lo que sugiere que la desaparición de una amplia variedad de especies no estaba vinculada a ningún evento catastrófico.

Su investigación, basada en el trabajo de campo paleontológico realizado en sedimentos de 227 a 205 millones de años en el Parque Nacional del Bosque Petrificado, Arizona, se publicó en abril en la revista Geology.

Según David Fastovsky, el profesor de geociencias de la Universidad de Rhode Island (URI), cuyo estudiante graduado, Reilly Hayes, dirigió el estudio, la extinción global de los antiguos vertebrados del Triásico Tardío, cuya desaparición, que los científicos llaman la transición Adamanio / Revueltiana, nunca antes se había reconstruido satisfactoriamente. Algunos investigadores creían que la extinción fue provocada por el Impacto Manicouagan, un impacto de asteroide que ocurrió en Quebec hace 215,5 millones de años, dejando un lago distintivo de 750 millas cuadradas. Otros especularon que la extinción estaba vinculada a un clima más cálido y seco que ocurrió aproximadamente al mismo tiempo.

"Las hipótesis anteriores parecían muy difusas, porque nunca nadie había abordado este problema, o cualquier otro antiguo problema de extinción masiva, de la manera cuantitativa que lo hicimos", dijo Fastovsky. "Al final, llegamos a la conclusión de que ni el impacto de los asteroides ni el cambio climático tuvieron nada que ver con la extinción, y que la extinción ciertamente no fue como se había descrito, abrupta y sincrónica. De hecho, fue diacrónica y prolongada".

La transición Adamanio / Revueltiana fue el candidato perfecto para aplicar los métodos cuantitativos empleados por el equipo de investigación, dijo Fastovsky. Debido a que las capas ricas en fósiles del Parque Nacional del Bosque Petrificado preservan una diversidad de vertebrados de la época, incluidos los fitosaurios similares a los cocodrilos, los aetosaurios blindados, los dinosaurios tempranos, los grandes anfibios similares a los cocodrilos y otros vertebrados terrestres, Hayes reubicó los sitios donde se descubrieron fósiles conocidos y se determinó con precisión su edad por su posición en la secuencia de rocas.

El profesor de estadísticas de Hayes y Gavino Puggioni luego aplicó varios algoritmos estadísticos bayesianos para crear "una estimación probabilística" de cuándo los animales probablemente se extinguieron. Este método permitió una evaluación inusualmente precisa de la probabilidad de que los vertebrados adamanios en el antiguo ecosistema se extinguieran dramáticamente y sincrónicamente, como se esperaría con un impacto de asteroide.

Investigaciones anteriores concluyeron que el impacto del asteroide ocurrió hace 215,5 millones de años y el cambio climático unos 3 a 5 millones de años después. Los investigadores de la URI demostraron que las extinciones ocurrieron durante un período prolongado entre hace 222 millones de años y hace 212 millones de años. Algunas especies de archosaurios blindados Typothorax y Paratypothorax, por ejemplo, se extinguieron unos 6 millones de años antes del impacto y 10 millones de años antes del cambio climático, mientras que las de Acaenasuchus, Trilophosaurus y Calyptosuchus se extinguieron 2 a 3 millones de años antes del impacto. Las especies de Desmatosuchus y Smilosuchus, por otro lado, se extinguieron 2 a 3 millones de años después del impacto y durante las primeras etapas del cambio climático.

"Fue un conjunto de extinciones de larga duración que realmente no ocurrió al mismo tiempo que el impacto o el cambio climático o cualquier otra cosa", dijo Fastovsky. "Ningún evento instantáneo conocido ocurrió al mismo tiempo que las extinciones y, por lo tanto, podría haberlos causado".

El profesor de URI cree que será difícil aplicar estos métodos cuantitativos para calcular otras extinciones masivas porque los datos fósiles igualmente ricos y las fechas radiométricas precisas para ellos no están disponibles en otros sitios y por otros períodos de tiempo.

"Esto fue como un caso de prueba, un sistema perfecto para aplicar estas técnicas porque tenía que tener suficientes fósiles y fechas suficientemente numerosas y precisas para ellos", dijo. "Otras extinciones podrían estudiarse de manera similar, pero logísticamente es una montaña alta para escalar. Es posible que haya otras formas de llegar a ella, pero es muy lento y difícil".

Para leer más