La peste pudo forzar el declive de los europeos neolíticos

La peste pudo forzar el declive de los europeos neolíticos
6 de diciembre de 2018 STADTARCHÄOLOGIE AUGSBURG

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una nueva cepa de 'Yersinia pestis', la bacteria que causa la peste, ha sido identificada en el ADN extraído de restos de pobladores de Europa de hace 5.000 años.

El análisis, publicados este jueves en la revista 'Cell', sugieren que esta cepa es la más cercana al origen genético de la peste y que los comerciantes pudieron haber propagado la peste entre los asentamientos neolíticos europeos, contribuyendo a la disminución de los asentamientos en los albores de la Edad de Bronce.

"La peste es quizás una de las bacterias más mortíferas que ha existido para los humanos", dice el autor principal Simon Rasmussen, investigador de Metagenómica en la Universidad Técnica de Dinamarca y en la Universidad de Copenhague. "El tipo de análisis que hacemos aquí nos permite retroceder en el tiempo y ver cómo evolucionó este patógeno que tuvo un efecto tan enorme en nosotros", añade.

Para comprender mejor la historia evolutiva de esta plaga, Rasmussen y sus colegas rastrearon datos genéticos disponibles públicamente de humanos antiguos, buscando secuencias similares a las cepas de peste más modernas. Encontraron una cepa que nunca antes habían visto en el material genético de una mujer de 20 años que murió hace aproximadamente 5.000 años en Suecia. La cepa tenía los mismos genes que hacen que la peste neumónica sea mortal hoy en día y también se encontraron rastros de ella en otro individuo en el mismo sitio de la tumba, lo que sugiere que la joven probablemente murió de la enfermedad.

MÚLTIPLES CEPAS AL FINAL DEL NEOLÍTICO

Esta cepa de la peste es la más antigua que se ha descubierto. Pero lo que la hace particularmente interesante es que, al compararla con otras cepas, los investigadores pudieron determinar que también es la más basal, lo que significa que es la cepa más cercana que tenemos al origen genético de 'Y. Pestis'. Probablemente, se separó de otras cepas hace unos 5.700 años, mientras que la peste que fue común en la Edad del Bronce y la peste que es el antecesor de las cepas existentes hoy en día divergió hace 5.300 y 5.100 años, respectivamente. Esto sugiere que existían múltiples cepas de peste al final del periodo neolítico.

Rasmussen también cree que este hallazgo ofrece una nueva teoría sobre cómo se propaga la plaga. Se sabe que las migraciones humanas masivas desde la estepa euroasiática hacia Europa ocurrieron hace unos 5.000 años, pero aún se discute cómo estas culturas pudieron desplazar la cultura de cultivo neolítico que estaba presente en Europa en ese momento. Investigadores anteriores han sugerido que los invasores trajeron la plaga con ellos, eliminando los grandes asentamientos de los agricultores de la Edad de Piedra cuando llegaron.

Pero si la cepa de la peste que los investigadores encontraron en la mujer sueca se separó del resto de 'Y. Pestis' hace 5.700 años, eso probablemente evolucionó antes de que comenzaran estas migraciones y en la época en que los asentamientos neolíticos europeos ya estaban comenzando a colapsarse.

En ese momento, los mega-asentamientos de 10.000-20.000 habitantes se estaban volviendo comunes en Europa, lo que hacía posible la especialización laboral, la nueva tecnología y el comercio. Pero también pueden haber sido el caldo de cultivo de la plaga.

"Estos mega-asentamientos eran los asentamientos más grandes de Europa en ese momento, diez veces más grandes que cualquier otra cosa. Tenían personas, animales y alimentos almacenados muy cerca y, probablemente, muy poco saneamiento. Ese es el ejemplo de libro de texto de lo que hace falta para el desarrollo de nuevos patógenos", dice Rasmussen.

"Creemos que nuestros datos encajan. Si la peste evolucionó en los mega-asentamientos, cuando la gente comenzó a morir a causa de ellos, los asentamientos se habrían abandonado y destruido. Esto es exactamente lo que se observó en estos asentamientos después de hace 5.500 años. La peste también podría haber comenzado a migrar a lo largo de todas las rutas comerciales posibles gracias al transporte con ruedas, que se expandió rápidamente por toda Europa en este periodo", dice.

Eventualmente, sugiere este experto, la peste habría llegado a través de estas interacciones comerciales en el pequeño asentamiento en Suecia donde vivía la mujer que estudiaba su equipo. Rasmussen sostiene que el propio ADN de la mujer también proporciona evidencia adicional de esta teoría: no está relacionada genéticamente con las personas que invadieron Europa desde la estepa euroasiática, apoyando la idea de que esta cepa de peste llegó antes que las migraciones masivas. La arqueología también respalda esta hipótesis, ya que todavía no había signos de los invasores cuando ella murió.

Por supuesto, hay algunas limitaciones a lo que los datos de este estudio pueden decirnos: lo más importante es que los investigadores aún no han identificado la peste en individuos de los mega asentamientos en los que pudo haber evolucionado. "Realmente, no hemos encontrado la pistola humeante, pero es en parte porque aún no hemos buscado. Y realmente nos gustaría hacerlo, porque si pudiéramos encontrar la plaga en esos asentamientos, eso sería un fuerte apoyo para esta teoría", dice Rasmussen.

En cualquier caso, cree que este estudio es un paso hacia entender cómo la plaga y otros patógenos se volvieron mortales. "A menudo pensamos que estos superpatógenos siempre han existido, pero no es así --apunta--. La peste evolucionó a partir de un organismo que era relativamente inofensivo. Más recientemente, lo mismo ocurrió con la viruela, la malaria, el ébola y el zika. Este proceso es muy dinámico, y sigue ocurriendo. Creo que es realmente interesante tratar de entender cómo se pasa de algo inofensivo a algo extremadamente virulento".

Contador

Últimas noticias