25 de octubre de 2020
21 de septiembre de 2020
- Comunicado -

El proyecto de explotación del GNL de Mozambique podría ser transformador para Mozambique (Parte II)

El proyecto de explotación del GNL de Mozambique podría ser transformador para Mozambique (Parte II)
COMUNICADO: El proyecto de explotación del GNL de Mozambique podría ser transformador para Mozambique - AFRICAN ENERGY CHAMBER

Lo que Mozambique puede ganar

No se puede menospreciar las implicaciones a largo plazo y el potencial que representa el proyecto de GNL de Total en Mozambique para las empresas, las comunidades y los ciudadanos.

Total estima que su planta generará alrededor de 50 mil millones de dólares en ingresos para el gobierno de Mozambique durante sus primeros 25 años en activo. Estos ingresos pueden destinarse a la construcción de infraestructuras, el desarrollo de programas educativos y la inversión en programas de diversificación económica que tanto se necesitan.

Se debe considerar la inversión extranjera directa en Mozambique: la inversión total de 25 mil millones de dólares en la planta de GNL es más del doble del PIB actual de Mozambique.

Pero, ¿qué aportará el proyecto de construcción de la planta? No solo generará decenas de miles de empleos locales, sino que también brindará oportunidades de capacitación para la población local. Se contratarán empresas mozambiqueñas para proporcionar bienes y servicios.

Este patrón de impacto positivo continuará una vez que la planta esté operativa. Los profesionales locales pueden capacitarse y asumir una amplia gama de puestos, incluidos roles técnicos y de liderazgo. Con el tiempo, se formarán expertos en la materia que puedan compartir sus conocimientos en Mozambique y con otras empresas africanas. Y, una vez más, la planta buscará empresas locales que le suministren productos y servicios.

El GNL puede "electrificar" Mozambique

Además de estas oportunidades económicas de gran alcance, el GNL producido en la planta proporcionará energía asequible para Mozambique.

Esta necesidad es urgente. Solo alrededor del 29% de la población tiene acceso a la electricidad en la actualidad. La atención médica se ve obstaculizada. La educación se ve afectada. Y el crecimiento económico sostenido se complica.

"A principios de este año, elogié al gobierno de Mozambique por negociar que parte de la producción de GNL se desvíe al mercado nacional, lo que significa que se puede utilizar para la generación de energía. Desde entonces, el gobierno aseguró la financiación para una planta de generación de energía a gas de 400MW y una línea de transmisión a Maputo, la capital del país, lo que mejorará drásticamente la fiabilidad del suministro energía en la ciudad", explica Ayuk.

Cuando el gobierno de Mozambique se aseguró de que parte de la producción de GNL de la planta estaría disponible para uso doméstico, también sentó las bases para la monetización y la diversificación económica. En Mozambique, el GNL estará disponible para servir como materia prima para plantas de fertilizantes y petroquímicas. Se puede exportar por gaseoducto a empresas vecinas. Y eso, a su vez, puede ayudar a Mozambique a construir aún más infraestructura y contribuir a una prosperidad generalizada aún mayor.

Mozambique ha estado trabajando para lograrlo

Ayuk insiste en señalar la preparación y la planificación que el gobierno de Mozambique ha puesto para que sus operaciones de gas natural sean beneficiosas para el país en su conjunto desde que en 2010 se descubrieron aproximadamente 180 billones de pies cúbicos de reservas de gas natural.

La compañía petrolera nacional de Mozambique, ENH, contrató a la firma de consultoría e investigación energética Wood Mackenzie para ayudarla a prepararse para la responsabilidad de administrar y vender su porción de los recursos. Desde entonces, ENH formó un consorcio con el trader internacional de petróleo y gas Vitol.

El gobierno también ha buscado el apoyo de productores de energía y socios internacionales más experimentados. A principios de este año, el presidente Filipe Nyusi se reunió con el príncipe heredero Haakon de Noruega y firmó un acuerdo de apoyo a la gestión de recursos de gas natural.

Pero incluso antes de eso, Mozambique sentó las bases para una industria de petróleo y gas de éxito con la promulgación de nueva Ley de Petróleo de 2014. Una vez entrada en vigor, el país completó una ronda de licitación exitosa para bloques de exploración. Estos esfuerzos, junto con cuidadosas negociaciones con las compañías petroleras internacionales, es lo que ha llevado a Mozambique a donde está hoy: a punto de convertirse en un importante productor de GNL. Y estos esfuerzos son los que harán que la industria del GNL de Mozambique sea un éxito, no solo en términos de ingresos públicos, sino también en la mejora de la vida de los ciudadanos.

"Debemos poner a las personas primero"

Mozambique no está pidiendo ayuda para sacar a su gente de la pobreza. Está intentando capitalizar sus propios recursos naturales. El gobierno no está tratando de hacer dinero rápido. Está trabajando para sentar las bases del desarrollo económico a largo plazo. Y esfuerzos como los proyectos de Exxon y Total en Mozambique son más que una oportunidad para las compañías petroleras internacionales, o incluso para el gobierno de Mozambique. Tienen el potencial de mejorar la vida de millones de personas.

"Reconozco la necesidad de proteger nuestro planeta y prevenir el cambio climático. Pero interferir en la financiación de proyectos de combustibles fósiles en África no es el camino correcto. No debemos perder de vista el valor de proyectos como estos o su capacidad para realizar cambios significativos para mejorar en Mozambique. Y no debemos anteponer los ideales ambientales a las necesidades urgentes a las que tienen que hacer frente los ciudadanos en este momento", finaliza Ayuk.