26 de agosto de 2019
  • Domingo, 25 de Agosto
  • Sábado, 24 de Agosto
  • Viernes, 23 de Agosto
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 6 de septiembre de 2018

    Día Europeo de Concienciación sobre las Valvulopatías: los nuevos datos indican una escasa concienciación (1)

    LONDRES, September 6, 2018 /PRNewswire/ --

    Esta sería la causa de que las personas mayores no busquen diagnóstico ni tratamiento para las valvulopatías

    - La petición de una mejora de la educación y el diagnóstico respecto a las valvulopatías surge tras conocer los resultados de una nueva encuesta realizada entre 12 820 personas mayores de 60 años en 11 países europeos. - Solo el 3,8 % de la población sabe que la estenosis aórtica es una de las formas más frecuentes de valvulopatía, a pesar de que afecta aproximadamente a 2,7 millones de personas mayores de 65 años en Europa[1],[2] - Los niveles de preocupación en torno a las valvulopatías son muy bajos (2,1 %) en comparación con el cáncer (28,8 %), pese a que la mortalidad anual por estenosis aórtica grave supera a la de la mayoría de los cánceres[1],[3],[4] - Solo el 46 % de la población se somete a revisiones del corazón con un estetoscopio regularmente, lo que constituye el primer paso para detectar la afección, y solo el 24,06 % de las mujeres se somete a revisión en cada visita en comparación con el 30,20 % de los hombres[1]

    Otra encuesta realizada a 12 820 personas mayores de 60 años en Europa indica que unos niveles bajos de concienciación sobre las valvulopatías podrían ser la causa de que las personas mayores no busquen diagnóstico ni tratamiento.[1] Los resultados de la encuesta publicados en Clinical Research in Cardiology coinciden con el primer Día Europeo de Concienciación sobre las Valvulopatías que se celebrará en seis países el 8 de septiembre de 2018. La campaña urge a que se tomen medidas para mejorar la concienciación, el diagnóstico temprano y el tratamiento en toda Europa.

    PDF: https://mma.prnewswire.com/media/739668/EHVD_Heart_Health_Su...

    (Logo: https://mma.prnewswire.com/media/739660/EHVD_Logo.jpg )

    Las conclusiones, que tienen en cuenta los resultados junto con los de una encuesta de conocimiento llevada a cabo dos años atrás, indican que hay más gente familiarizada con las valvulopatías en general, aunque, alarmantemente, ha descendido el conocimiento de la estenosis aórtica, una enfermedad que afecta a entre un 2 y un 7 % de la población mayor de 65 años.[5] Solo el 3,8 % de los encuestados pudo identificar correctamente las valvulopatías en comparación con el 7,21 % en 2015.[1]   Además, casi dos quintas partes de los encuestados (38,10 %) no eran conocedoras de las opciones de tratamiento para las valvulopatías.[1] Esto sucede a pesar del hecho de que se estime que aproximadamente 2,7 millones de personas mayores de 65 años sufren estenosis aórtica en Europa, un número que no hará más que aumentar, dado el envejecimiento de la población de Europa.[2]

    Mientras que los niveles de conocimiento continúan siendo bajos, lo mismo ocurre con los niveles de preocupación por las valvulopatías entre los europeos.  A pesar de un ligero aumento en los últimos dos años (2015: 1,7 % frente a 2017: 2,1 %), los niveles de preocupación resultaron especialmente bajos en comparación con el cáncer (28,8 %) o la enfermedad de Alzheimer (20,9 %).[1] Esto sucede pese a que la mortalidad anual por estenosis aórtica grave es considerablemente superior a la de la mayoría de los cánceres.[3],[4] Puede que esta falta de conocimiento y preocupación por las valvulopatías sea la causa de que las personas mayores no busquen diagnóstico ni tratamiento.

    "Los resultados de este estudio de conocimiento demuestran que ha aumentado el conocimiento superficial de las valvulopatías, aunque lo sorprendente es que la gente no está aún suficientemente informada sobre ellas y, por tanto, muestran poca preocupación por la afección", comenta el Profesor Helge Möllmann, autor principal del estudio y cardiólogo del St.-Johannes-Hospital de Dortmund (Alemania). "Tratar las valvulopatías puede devolver una buena calidad de vida y una esperanza de vida normal a las personas, por lo que sensibilizarlas e informarlas sobre la enfermedad reviste una gran importancia".

    La valvulopatía es una afección coronaria frecuente pero tratable, que provoca que las válvulas cardíacas dejen de funcionar correctamente. Si las válvulas enferman, la acción de bombeo de la sangre por todo el cuerpo se puede ver rápidamente afectada. Los síntomas de una valvulopatía incluyen dolor en el pecho, fatiga, dificultad para respirar, dificultad para realizar ejercicio físico y desmayos, y puede conducir a una muerte súbita.[6] Sin embargo, muchos pacientes no sufren síntomas visibles ni graves, o los achacan al proceso natural del envejecimiento, dificultando así el diagnóstico.[6] Es importante realizar un diagnóstico temprano, ya que, si no se tratan los síntomas de estenosis aórtica grave, la mitad de esos pacientes morirá en los dos años posteriores al desarrollo de los síntomas.[7]

    La encuesta reveló que los encuestados parecían referir dolor de pecho acompañado de opresión torácica, aunque casi una quinta parte de ellos (19,8 %) no parecía mencionar dificultad para respirar a su médico de familia a pesar de ser un síntoma frecuente de las valvulopatías.[1]  

    Los resultados indican que siguen existiendo diferencias entre la regularidad con la que los hombres y las mujeres se someten a revisiones con estetoscopio, ya que solo se revisa el corazón de un 24,06 % de las mujeres en cada visita, en comparación con el 30,2 % en el caso de los hombres.[1] Esto expone a las mujeres a un mayor riesgo de obtener un diagnóstico tardío, dado que el uso de un estetoscopio para comprobar que no exista el característico soplo de corazón es el primer paso para identificar un problema en las válvulas cardíacas.[8]

    Asimismo, la encuesta descubrió que el uso del estetoscopio sigue siendo poco frecuente, aunque ha mejorado en los últimos años.  Son menos las personas que rara vez o nunca se someten a auscultación (2015: 54,2 % frente a 2017: 50,6 %, p < 0,001) y actualmente hay más europeos cuyo corazón se somete a auscultación en cada visita que en los dos últimos años (2015: 24,2 % frente a 2017: 27,2 %; p < 0,001). No obstante, aún no se realizan revisiones regulares a la mayoría de las personas de 60 años o más (54,1 %).[1]

    "La propia población debe ser consciente de la existencia de valvulopatías para poder dar el primer paso para un diagnóstico eficaz, reconociendo los síntomas", afirmó el Profesor Helge Möllmann. "El 8 de septiembre de 2018, es una grandiosa fecha que enmarca el primer Día Europeo de Concienciación sobre las Valvulopatías, un día centrado en cuatro aspectos primordiales para mejorar el diagnóstico y el acceso al tratamiento en toda Europa.  Los resultados de la encuesta evidencian la importancia de contar con un día dedicado a mejorar el conocimiento de las valvulopatías y también ponen de manifiesto la urgente necesidad de que los médicos sigan empleando el estetoscopio, que es clave para el diagnóstico".  

    A pesar de que existe relativamente poca sensibilización y conocimiento de las valvulopatías y de las posibles opciones de tratamiento, es alentador saber que, tras recibir más información sobre la afección, los encuestados mencionaron las valvulopatías como una de las enfermedades a cuya detección les gustaría someterse. La tensión arterial era la afección que más encuestados deseaban que su médico de familia comprobara regularmente, mientras que las valvulopatías venían justo después.[1]

    (CONTINUA)