6 de diciembre de 2019
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 24 de julio de 2019

    Santiago de Compostela, “se hace camino al andar”

    Santiago de Compostela, “se hace camino al andar”
    Expedia - EXPEDIA - ARCHIVO

    La frase "caminante, no hay camino; se hace camino al andar", de los Proverbios y Cantares del gran poeta Antonio Machado, le viene que ni al pelo a Santiago de Compostela, ciudad íntimamente relacionada con el peregrinaje, siguiendo el Camino que la hace universal.

    Esta ciudad de la provincia de La Coruña y capital de la Comunidad Autónoma de Galicia y su Ciudad Antigua, o vieja, que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985, es junto a Jerusalén y Roma uno de los tres grandes centros de peregrinación de la cristiandad.

    Sin embargo, para disfrutar y conocer Santiago de Compostela no es necesario haber hecho el Camino antes porque, por ejemplo, la Catedral es impresionante sea cual sea el motivo de la visita.

    Se dice que acoge el sepulcro del apóstol Santiago, razón por la cual este templo se convirtió en el destino de peregrinación de Europa. Se puede acceder a él a través del Pórtico de la Gloria, lleno de grabados, y se pueden visitar las capillas. El altar mayor, con infinidad de detalles, también es impresionante. Las plazas que rodean la Catedral también merecen ser visitadas, como la de A Inmaculada o la de A Acibechería, la de A Quintana y la de Praterías.

    En esta ciudad histórica y emblemática, conocida a nivel mundial y que atrae peregrinos de toda condición, hay mucho que ver y mucho que hacer. Se puede viajar a ella simplemente por turismo al más puro y clásico estilo, o por disfrutar de algún evento de su variada y completa Agenda Cultural.

    Pero el Camino sigue siendo la forma de llegar a la ciudad. Y uno de los atractivos de este camino, y de su apreciada meta, es la vida del peregrino, la cordialidad y la convivencia en los albergues que encontrará durante su recorrido.

    Merece la pena ir de turismo a Santiago, siempre, en cualquier época, y si lo hacen recorriendo su Camino descubrirán uno de los mayores atractivos que tiene llegar a esta ciudad.

    Una vez en ella, cansados y felices, nada como buscar un alojamiento en uno de los numerosos albergues que hay en la ciudad que les permitirá hacer de su visita la culminación de un peregrinaje que no olvidará.

    Prueben, al menos la primera vez y sea cual sea el motivo de su visita y la forma en que lleguen a la ciudad, a alojarse como un peregrino. Porque cuando se visita esta ciudad siempre se va como uno de ellos y como tal hay que alojarse. Y es por ello que los albergues proliferan en la propia ciudad y por todo el Camino. Merece la pena vivir esta experiencia que a muchos les parecerá mística.

    Entren en Expedia, elijan un albergue y descubran una forma de aojarse que será toda una experiencia. Y quizás la próxima visita a Santiago será como peregrino haciendo el camino.

    Más información y contacto: Expedia