12 de noviembre de 2019
  • Lunes, 11 de Noviembre
  • 7 de septiembre de 2009

    El alumnado inmigrante de la Comunitat disminuye por primera vez en una década y el de FP supera al de Bachillerato

    Font de Mora asegura que no hay ningún tema que no se pueda debatir con los representantes "legales" de la comunidad educativa

    VALENCIA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El alumnado inmigrante en la Comunitat Valenciana ha descendido por primera vez en más de una década --ya que hay unos 500 menos que el pasado ejercicio-- mientras que, también como novedad, los estudiantes de Formación Profesional (FP) del curso 2009-2010 --59.315-- superarán a los de Bachillerato (56.597).

    Estos son algunos de los datos más significativos del nuevo curso escolar, que arranca mañana con un récord de matriculaciones, 766.332 (398.304 en Valencia, 274.047 en Alicante y 87.594 en Castellón). De este modo, habrá 15.664 alumnos más --un incremento del 2,09-- que en 2008-2009 en las aulas valencianas de Educación Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos. Las cifras fueron dadas a conocer hoy por el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, que compareció en rueda de prensa junto a todo su equipo.

    Entre los datos más destacados, Font de Mora se refirió al alumnado extranjero procedente directamente de la inmigración, que después de una década de constante incremento ha disminuido en 502 al final del curso 2008-2009 respecto al anterior, pasando de 92.416 personas a 91.914. El titular de Educación explicó que no se puede aventurar una hipótesis de cómo seguirá evolucionando este colectivo ya que hay "gran movilidad". De hecho, al principio del curso pasado parecía que iba a seguir creciendo pero, sin embargo, en la segunda parte del ejercicio hubo bastantes abandonos.

    El conseller destacó que por primera vez en la historia los matriculados en FP son más que los de Bachillerato, algo que "demuestra el creciente prestigio que está adquiriendo esta formación tanto en los alumnos como en las empresas". En este punto, recordó que se van a poner en marcha 27 nuevos currículos de titulaciones y se va a regular la figura del aprendiz y, de forma experimental, la convalidación de la experiencia profesional en áreas como la hostelería y el turismo.

    Por lo que se refiere a la plantilla docente, Font de Mora destacó que teniendo en cuenta los puestos de trabajo y los contratados para sustituciones habrá más de 55.000 profesores en el sistema, una cantidad que casi duplica a la de 1995 y que contrasta, dijo, con el aumento de alumnos, de un 5,9 por ciento. Además, subrayó que siguen las mejoras salariales a pesar de la crisis económica. Esto hace que la ratio de alumnos por profesor baje y se coloque en 16,6 en segundo ciclo de Infantil (frente al 21,8 de 1995-1996); 12,2 en Primaria (antes 17) y 9,27 en los institutos (pasando de un índice de 14).

    El responsable de política educativa del Consell enumeró además las novedades más relevantes del curso que se inicia mañana. Entre ellas, aludió a la convocatoria en Secundaria de una prueba para que los alumnos que abandonaron la ESO con un máximo de cinco asignaturas suspendidas puedan obtener el título; la introducción de las optativas de inglés práctico en Bachillerato y la unificación de los tres regímenes (diurno, nocturno y a distancia) en una sola norma; y la puesta en marcha en Burriana de la primera unidad de atención específica a alumnos con trastornos de conducta dentro del Plan Previ de prevención de la violencia.

    LÍNEAS EN INGLÉS

    También por primera vez 125 alumnos de infantil iniciarán el curso escolar con líneas en inglés en tres centros públicos de la Comunitat Valenciana, en concreto el Sanchis Yago de Castellón, el Costa Blanca de Alicante y el número 9 de Alzira (Valencia). Asimismo, Font de Mora especificó que los alumnos en lengua valenciana serán 211.436 en un total de 1070 centros, mientras que en 1995 sólo alcanzaban los 74.277.

    En el capítulo de medidas contra el fracaso escolar, aseguró que se desplegarán una quincena de acciones con un presupuesto global de más de 130 millones de euros. Resaltó las evaluaciones diagnósticas que en octubre analizarán las competencias básicas de los alumnos de segundo y cuarto de Primaria y segundo de ESO en campos como la lengua (también en inglés) y las matemáticas.

    En el ámbito de las infraestructuras, Font de Mora recalcó que el curso se abre con 50 obras nuevas, que incluyen centros recién construidos o reformas integrales. El resultado, puntualizó, son la aportación de 641 unidades, 17.800 unidades escolares y 211 millones de euros en "obra visible". El conseller defendió que la Comunitat es "líder" en construcciones educativas y que durante el mandato del presidente Francisco Camps se han habilitado 343 centros, 5.900 unidades y 157.000 puestos que han contado con una partida de 1.550 millones.

    En la misma línea, apuntó que prácticamente el 70 por ciento del plan Creaescola se encuentra terminado o en alguna fase de ejecución o licitación del proyecto y comentó, preguntado por la fecha de finalización del programa, que se trata de una iniciativa "abierta" que se actualiza según las necesidades.

    La construcción de nuevos centros y la realización de obras de mejora son las principales causas, en el 80 por ciento de los casos, añadió, de la instalación de aulas prefabricadas que, aún así, dijo se han reducido en un 20,1 por ciento: de 1235 el pasado año a 1028.

    "DEMAGOGIA INSOPORTABLE"

    Por todo ello, opinó que quien diga que hay "un abandono del sistema educativo público cuando lo que hay es un esfuerzo descomunal y sin precedentes" cae en una "demagogia francamente insoportable".

    Finalmente, e interrogado por las críticas vertidas por la Plataforma per l'ensenyament públic sobre la situación de la enseñanza, el conseller manifestó que "las carencias en el sistema educativo es algo que conoce toda la sociedad y el Gobierno porque siempre hay cosas que hacer" y agregó que los contactos están "abiertos", ya que hasta ahora se ha dialogado de una forma "intensa y extensa".

    "No hay ningún tema cerrado ni que a priori no se pueda debatir" con los agentes "que marca la ley", como los sindicatos, las mesas de padres y alumnos y el Consejo Escolar, aseveró. Preguntado por si esto quiere decir que la Plataforma deja de ser un "interlocutor válido", insistió en que la Generalitat siempre ha hablado con sus "interlocutores legales; no se ha hecho otra cosa".