26 de mayo de 2020
17 de agosto de 2009

El Ayuntamiento afirma que las denuncias interpuestas a los 'gorrilas' se "estancan" cuando llegan a Fiscalía

VALENCIA, 17 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia aseguró hoy que las denuncias que la Policía Local interpone contra las personas que ejercen como aparcacoches o 'gorrillas' en la ciudad de Valencia se "estancan" y se "archivan los casos sin poner solución al problema".

La Policía Local interpuso en 2008 un total de 1.142 denuncias y 1.017 en lo que va de año a aparcacoches por cometer una infracción del artículo 122 del Reglamento General de Circulación "al permanecer en la calzada con grave riesgo para la circulación y para su propia integridad física", según informó en un comunicado el consistorio, que atribuye la explicación a un responsable de la Delegación de Seguridad Ciudadana.

Según el Ayuntamiento, la Policía Local lleva a cabo "de forma continua, desde hace muchos años, un control de todos los puntos de la ciudad con presencia de 'gorrilas'", ya que es la "única forma" de controlar todos aquellos puntos de la ciudad donde se cometen este tipo de infracciones.

"En aquellas situaciones en los que se produce una reiteración en las denuncias, los agentes levantan un acta en la que se informa al infractor de que, en el caso de persistir en su actitud, se transmitirán los hechos a la autoridad judicial, formulando los policías una denuncia por desobediencia a un agente de la autoridad", recalcó.

Sin embargo, este proceso se "estanca" cuando llega a la Fiscalía porque "cuando una misma persona acumula tres denuncias por incumplimiento del Reglamento General de Circulación, la Policía Local remite los datos a la Fiscalía y es allí donde se archivan los casos sin poner solución al problema", aseguró el consistorio.

INFORME PARA PONER FIN AL PROBLEMA

En este sentido, explicó que tanto la Policía Local como la Nacional "están trabajando conjuntamente en la redacción de un informe que remitirán a la Fiscalía para que se ponga fin a este problema que también afecta a otras ciudades españolas".

El Ayuntamiento señaló que las unidades de la Policía Local prestan una "especial atención" a las zonas de la ciudad en la que habitualmente suelen aparecer estas personas, unas actuaciones que tienen como fin "disuadir a los 'gorrillas' y garantizar la tranquilidad de los conductores y viandantes".

"Son intervenciones permanentes que van más allá, ya que están apoyadas por los servicios sociales del Ayuntamiento y la patrulla X-4, con el fin de ofrecer a estas personas los planes de inserción social que tienen las distintas administraciones públicas, así como las entidades privadas de carácter social y caritativo existentes en Valencia", especificó.