19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 26 de abril de 2008

    El Ayuntamiento amplía la lucha biológica contra plagas con la suelta de escarabajos

       VALENCIA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

       La Delegación de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de Valencia, a través de su Servicio Técnico de Jardinería, ha ampliado su programa de lucha biológica iniciado esta primavera, con "la suelta de nuevos insectos beneficiosos para el control de plagas en los parques y jardines de la ciudad", como son los escarabajos depredadores, según informaron en un comunicado fuentes del consistorio.  

       Así, se ha procedido a una suelta del escarabajo 'Cryptolaemus montrouzieri', para el control de la cochinilla algodonosa o 'cotonet', y a la suelta de Aphidoletes aphidimyza, para el control de pulgón en la plantación de naranjos y de setos de Pittosporum.

       En este sentido, el concejal delegado, Ramón Isidro Sanchis, manifestó que "el objetivo es reducir al mínimo imprescindible el uso de productos químicos para atajar la aparición de plagas en los jardines, sustituyéndolos por métodos mucho más beneficiosos para el medio ambiente como son los de la lucha biológica, que se ha revelado como un arma formidable en la defensa de nuestras plantas".

       La lucha biológica está basada en el control que ejercen unos organismos vivos sobre otros. Este control se ejerce generalmente por depredación o parasitismo, y ha resultado una técnica de gran éxito en la agricultura, aunque no se desarrolló hasta finales de los años 90.

       Asimismo, en estos años se han desarrollado distintas técnicas contra las plagas, como modernos pesticidas de baja toxicidad, insecticidas que inhiben el desarrollo de los insectos, y otros que proceden de extractos vegetales.

       Al respecto, Sanchis subrayó que "los métodos de lucha biológica aplicados por esta Delegación tienen un carácter total y absolutamente inocuo e inofensivo para el hombre y los animales domésticos" y añadió que a lo largo de la presente campaña de lucha biológica se seguirá con las labores de monitoreo y control de plagas y organismos para "verificar su eficacia y proceder a medidas correctoras si hiciera falta".

       SUELTA DEL ESCARABAJO

       De este modo, una de las primeras acciones de la ampliación de la campaña ha sido la suelta del escarabajo 'Cryptolaemus montrouzieri', para el control de la cochinilla algodonosa o 'cotonet'. Este pequeño escarabajo de unos cuatro milímetros de largo se coloca en las plantas en viales o pequeños tubos que contienen el adulto y su ciclo completo dura un mes y medio aproximadamente, con una temperatura de 22ºC y una humedad relativa del 75 por ciento, que son las condiciones óptimas para su desarrollo.

       Por su parte, el adulto hembra vive algo más y es capaz de ovopositar hasta entre unos 350 o 400 huevos de los que emergen las larvas. Tanto larvas como adultos depredan con gran voracidad las cochinillas, y pueden eliminar hasta 300 cochinillas en su ciclo de vida, por lo que se trata de "un depredador muy útil que incluso come algún pulgón, y en casos extremos presenta incluso canibalismo".  

       Otra suelta se ha efectuado en el parque del Huerto de Senabre, con la introducción del insecto 'Aphidoletes aphidimyza' para el control de pulgón en la plantación de naranjos y de setos de Pittosporum existentes, y que completa la anterior suelta realizada con el parasitoide Aphidius colemani.

       El Aphydoletes se ha dispuesto sobre las ramas de los naranjos con una presentación en blisters (envases de plástico). Este depredador de largas antenas ataca a una amplísima gama de pulgones (más de 60 especies de los conocidos), aunque es su larva quien ejerce la labor de control.

       Así, es frecuente encontrar la larva entre las colonias de pulgones a los cuales inyecta una toxina paralizante y después les succiona sus fluidos corporales para su alimentación, llegando de esta forma a eliminar más de 50 pulgones a lo largo de su ciclo. Una vez completado este ciclo, de alrededor de una semana, las larvas se dejan caer al suelo y de ellas nacerán nuevos adultos que continuarán el control de la plaga.