30 de septiembre de 2020
18 de diciembre de 2009

Barberá acusa a los socialistas de "querer cargarse las terrazas de la playa" para "destrozar por destrozar"

PINEDO (VALENCIA), 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, acusó hoy a los socialistas de "querer cargarse las terrazas de la playa" valenciana mediante una apliación de la ley de Costas que, a su juicio, consiste "sólo en destrozar por destrozar". "Y eso tiene una firma: el PSOE", subrayó.

Barberá se pronunció así en declaraciones a los medios de comunicación en Pinedo (Valencia), donde acudió a brindar su apoyo a los hosteleros de la región y anunció que el gobierno municipal aprobó hoy una moción para que "se encargue a los servicios jurídicos municipales todos los estudios jurídicos necesarios y se apoyen las acciones judiciales" que podrían adoptar con el sector.

La primera edil, que estuvo acompañada por la concejala de Playas, Lourdes Bernal, el delegado de Pedanías, Vicente Aleixandre, y por la mayoría de concejales del PP, ratificó el respaldo de los 'populares' valencianos a los hosteleros de Pinedo y de El Saler, en defensa de los restaurantes de playa de ambas pedanías.

"Que los valencianos sepan que son sólo los socialistas quienes quieren quitar las terrazas de Pinedo, de El Saler y de La Malvarrosa", añadió.

Así, expresó su "apoyo total y absoluto" a los empresarios del sector "como una valenciana más y como alcaldesa" a fin de que "no desaparezcan los restaurantes y las terrazas".

La alcaldesa criticó que la Dirección General de Costas exija a los seis locales de Pinedo y otrs dos de El Saler que cierren sus terrazas a final de año, cuando expire la autorización actual, y la notificación conocida hoy que ha remitido a los locales de La Malvarrosa exigiéndoles la remodelación de sus espacios.

"Se trata de una actitud totalitaria y arbitraria del Gobierno, y una falta de respeto a las tradiciones y a la realidad, además de a la propia Ley", reprobó Barberá, quien defendió que "la legislación vigente no ha cambiado, y además, que las terrazas se instalaron según las directrices que estableció la propia Dirección General de Costas". "¿Por qué ahora deciden cargárselas?", se preguntó.

TRADICIÓN Y EMPLEO

Recalcó que la permanencia de estos restaurantes "es de interés para la ciudad, para la promoción turística" y criticó que los socialistas "no quieren que los valencianos ni los visitantes disfrutemos de la playa y de los chiringuitos" y "no les importa si son lugares tradicionales, una forma de vida, ni si se cargan puestos de trabajo".

En este sentido, Barberá defendió "el placer de tomarse la paella al lado del mar, la cerveza y las gambas o lo que cada uno quiera, que es libre para tomar cada uno lo que quiera, aunque también lo quiere controlar el Gobierno lo que tomamos cada uno" y censuró que "los socialistas quieren echar abajo ese placer".

"No vamos a parar de luchar", insistió la alcaldesa, quien sostuvo que los restaurantes "se hallan fuera de la arena, perfectamente habilitados, sin molestar para nada" y destacó que, en su opinión, "lo único que puede hacer el Gobierno es dejar este tema en paz".

NOTA: Disponemos de material gráfico.