12 de agosto de 2020
2 de julio de 2020

El calor no da respiro en València tras un noche tropical con mínimas de casi 25 grados

El calor no da respiro en València tras un noche tropical con mínimas de casi 25 grados
Dos jóvenes sentados contemplan la playa de la Malvarrosa - ROBER SOLSONA - EUROPA PRESS

VALÈNCIA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El calor de este atípico julio se mantiene en la Comunitat Valenciana tras una noche tropical con temperaturas mínimas de 24 grados en la ciudad de València y hasta 25 en el aeropuerto de Manises, donde a primera hora los termómetros sí han bajado a 22-23 por la brisa.

Tras el récord de València están los valores registrados esta madrugada en los observatorios de Castelló y Miramar (Valencia), con 23,8 grados; Pego (Valencia), 23,2; Universitat Politècnica de València (UPV), 23,1; Torreblanca (Castellón), 23; Rojales (Alicante), 22,5; Polinyà del Xúquer (Valencia), 22,3, y Alicante capital y Vinaròs (Castellón) con 22,2.

No es un fenómeno nuevo, ya que el número de noches cálidas en València se ha multiplicado por cuatro en las últimas ocho décadas: de poco más de 20 al año en los cuarenta a más de 80 en la segunda mitad del XXI.

Este aumento "constante" de las veladas tropicales se debe a los efectos combinados del cambio climático y el crecimiento de las grandes ciudades, especialmente en las ciudades costeras del Mediterráneo, explica la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en su cuenta de Twitter.

Pero no solo dentro de las grandes urbes se ha observado ese aumento de noches cálidas, también fuera de la isla de calor hay una subida lineal en las últimas décadas. En el aeropuerto de Valencia, el número de noches cálidas en la última mitad de siglo se ha multiplicado por tres.

Como consecuencia, las noches tropicales se han convertido en un algo habitual en las ciudades del litoral mediterráneo durante verano. Pocas noches de julio o agosto bajan de ese umbral, aunque el número de las especialmente adversas como la de este jueves también va en aumento.

Por décadas, en València hubo tres noches con mínimas mayores o iguales a 24 grados en la década de 1940, ninguna en los cincuenta, cinco en los sesenta, 13 en los setenta, 28 en los ochenta, 59 en los noventa, 102 en los 2000 y hasta 128 en los últimos diez años.