23 de enero de 2020
  • Miércoles, 22 de Enero
  • 18 de diciembre de 2009

    El Consell dice que la decisión sobre Escuela 2.0 "no es caprichosa" pero no rechaza acuerdos si atiende sus peticiones

    VALENCIA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La portavoz del Consell, Paula Sánchez de León, aseguró hoy que la decisión de la Generalitat de no sumarse al programa Escuela 2.0 "no es caprichosa" ya que considera que no es una medida "que mejore el sistema educativo tal y como está planteada", aunque afirmó que están dispuestos a llegar a acuerdos "siempre que el Gobierno tenga en cuenta nuestra peticiones y la forma de entender la implantación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el sistema" educativo.

    Así lo indicó en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, al ser preguntada por si se podría buscar una solución para que el dinero previsto en el programa para la Comunitat no se perdiera, y en la que defendió que el conseller de Educación, Alejandro Font de Mora, ha actuado "con integridad, rigor, transparencia y responsabilidad en decisiones".

    Sánchez de León afirmó que Font de Mora ha dado "sobradas explicaciones" sobre una materia en la que tiene "poco más que añadir" aunque consideró que "se ha exaltado un aspecto de toda la explicación", en relación con el argumento de la "miopía y la falta de adecuación" de los ordenadores, algo que, según hizo hincapié, no lo dijo el titular de Educación sino una fundación de oftalmología.

    La consellera manifestó que éste no era el único motivo de la postura de Font de Mora para rechazar sumarse al programa "sino la falta de claridad, de criterios globales y la falta de una política de Estado seria y que no sólo sea la suma de 17 acuerdos bilaterales con 17 autonomías, según la conveniencia de cada una para la implantación de las TIC en la educación".

    "El conseller ha explicado su posición y el Consell respeta absolutamente su posición porque es la del Gobierno" valenciano, manifestó, y agregó que la Generalitat actúa "siempre pensando en lo mejor para los intereses de los valencianos" e incidió en que las soluciones adoptadas "son siempre meditadas, medidas, pensadas y tienen todo el respaldo de la responsabilidad de la decisión detrás".

    Por ello, manifestó que no se trata de una decisión "caprichosa" y reiteró que apoyarán "las medidas del Gobierno beneficiosas para los ciudadanos de la Comunitat, pero no aquellas que no respondan a una racionalidad y una mejora real y efectiva del sistema educativo".

    En esta línea, consideró que el programa Escuela 2.0 "no es una medida que mejore el sistema educativo tal y como está planteada" y señaló que estarán dispuestos a llegar acuerdos "siempre que ellos tengan en cuenta nuestra peticiones y la forma de entender la implantación de las TIC en el sistema".