14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Sábado, 12 de Octubre
  • 5 de septiembre de 2009

    La Conselleria de Agricultura fomenta la reordenación del viñedo valenciano para conseguir mayor competitividad

    VALENCIA, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación fomenta la reordenación del viñedo valenciano para conseguir mayor competitividad, a través de una línea de ayudas específica que ha recibido 1.456 peticiones de viticultores de la Comunitat, según informó hoy la Generalitat en un comunicado.

    Asimismo, indicó que la provincia con mayor número de solicitudes es Valencia, con 1.188, lo que representa una extensión de más de 3.501 hectáreas. Le sigue la provincia de Alicante, con 267 peticiones y una extensión de más de 1.007 hectáreas, y en tercer lugar, la de Castellón, con una petición y una hectárea afectada.

    Los agricultores propietarios de parcelas con rendimientos entre 20 y 30 hectolitros/hectárea recibirán una subvención de 3.740 euros/hectárea, mientras que los titulares de explotaciones con unos rendimientos entre 50 y 90 hectolitros/hectárea obtendrán una subvención de 6.930 euros/hectárea, precisó la Generalitat.

    La concesión de las ayudas, agregó, se rige por las variables de edad del titular de la explotación, teniendo prioridad los mayores de 65 años, y si el arranque se realiza de manera total o parcial, con preferencia para el primer tipo.

    El objetivo de estas ayudas, además de aumentar la productividad y competitividad de las explotaciones vitivinícolas, es favorecer la obtención de caldos con mayor calidad. Las subvenciones están financiadas por la Unión Europea, a través del Fondo Español de Garantía Agraria (FEAGA).

    Entre los requisitos de la superficie que se va a reordenar, cabe destacar el no haber recibido ayudas comunitarias ni nacionales para medidas de reestructuración y reconversión en las diez campañas vitícolas anteriores.

    Además, los solicitantes tampoco deben haber recibido ayudas comunitarias en virtud de cualquier organización común del mercado, ni ningún pago directo en virtud del Reglamento (CE) número 1782/2003 del Consejo.

    Asimismo, las superficies deberán estar cuidadas, tener un tamaño mínimo de 0,1 hectáreas, no haber sido plantadas con un derecho de nueva creación y estar inscritas en el Registro Vitícola, resaltó la administración autonómica.