21 de febrero de 2020
4 de junio de 2019

Cs ya tiene comité negociador de pactos en la Comunitat y mantiene que su socio preferente "siempre será el PP"

Cs ya tiene comité negociador de pactos en la Comunitat y mantiene que su socio preferente "siempre será el PP"
CS - ARCHIVO

VALÈNCIA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Ciudadanos (Cs) ya tiene comité negociador de pactos en la Comunitat Valenciana tras las elecciones municipales del 26 de mayo, formado por el portavoz en Corts, Toni Cantó; la candidata en Alicante, Mari Carmen Sánchez; y la candidata en Benicàssim, Cristina Fernández.

"Nuestro socio preferente siempre será el PP y en ningún momento nos sentaremos a negociar ni con el nacionalismo ni con el populismo", ha avanzado Cantó, que ha criticado que "mientras el gobierno valenciano sigue repartiéndose sillones e incluso habla de aumentar consellerias y, por tanto, el gasto para los valencianos por repartirse un mayor botín" ellos hablan de "condiciones políticas" para entrar en los gobiernos.

Ha destacado entre esas condiciones políticas la necesidad de mejorar la financiación de la Comunitat Valenciana, bajar impuestos, ayudar a los autónomos, vigilar la unidad de España y seguir luchando contra la corrupción.

Precisamente el Comité Ejecutivo de Cs aprobó este lunes el documento que marca las líneas de negociación en los distintos territorios tras el 26M. Además, los miembros de la Ejecutiva acordaron por unanimidad que el socio preferente sea el PP, excluyendo a Vox de cualquier acuerdo, y que se pueda pactar con el PSOE de forma "excepcional" cuando con el PP no sea posible.

En ese decálogo en el que se exponen las condiciones para firmar pactos de gobierno: defensa de la unidad de España y el Estado de las Autonomías; bajada de impuestos a familias y empresas; ayudas a familias y gratuidad en la educación de 0 a 3 años; apoyo a autónomos y emprendedores con la extensión de la tarifa plana y el pago por parte de la administración en 30 días y lucha contra la corrupción y supresión de aforamientos.

También ponen como condición acabar con los "dedazos y el despilfarro" con una ley de despolitización de la administración y el cirre de "chiringuitos; una tarjeta sanitaria única; una educación en la que se garantice el derecho a estudiar en español y defensa del derecho de elección y los conciertos; un nuevo modelo de financiación autonómica "sin privilegios para los nacionalistas" y sin pactos bilaterales, y garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, los derechos LGTBI y la lucha contra la violencia y discriminación contra la mujer.