23 de marzo de 2019
  • Viernes, 22 de Marzo
  • 7 de diciembre de 2008

    Cultura.- El artista chino He Chong Yue clausura su muestra 'Mil millones contra uno' en la Sala Parpalló

    VALENCIA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Sala Parpalló de Valencia clausura hoy la exposición 'Mil millones contra uno: Ser padres según la mentalidad feudal' del artista chino He Chong Yue, compuesta por 19 fotografías en color y que ha expuesto en Europa por primera vez, según indicaron en un comunicado fuentes de la Diputación.

    La directora de la Sala Parpalló, Ana de Miguel, destacó el pasado mes de octubre, cuando se presentó la exposición, que las fotografías de esta obra "aúnan calidad técnica, belleza estética y un fuerte mensaje de crítica social hacia la política de natalidad del régimen político chino".

    La Sala Parpalló ha participado en 'València. Fotogràfica 2008', el proyecto capitaneado por el Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad (MuVIM) que ha presentado 30 exposiciones en diversos espacios de Valencia, incluyendo, por primera vez, también en galerías privadas especializadas en Fotografía, como es el caso de esta muestra.

    El fotógrafo He Chong Yue (Beijing, 1960) lleva haciendo fotografías desde hace más de 20 años, siempre enfocadas desde una perspectiva social y "es uno de los pocos fotógrafos de su generación en toda China que utiliza cámara analógica afrontando los problemas de revelado y compra de cámaras de fabricación europea, americana o japonesa, con la fabricación de sus propias cámaras", destacó la comisaria de esta muestra Lupe Frígols.

    La serie que se presentó en la Sala Parpalló, compuesta por 19 fotografías en color, está realizada en el invierno de 2007-2008. "Los cielos grises, la nieve y las nubes contrastan con las frases de los murales que parecen irradiar felicidad, la felicidad que se supone aporta tener un solo hijo, pero que esconde la tragedia de la natalidad en China", incidió el propio artista.

    Además, He Chong Yue alertó sobre la situación de la mujer en su país porque "dentro de 12 años estaremos ante la insólita circunstancia de que más de 37 millones de hombres no encontrarán mujer en China". Por ello, "sus fotografías trasladan al espectador a la China de la Revolución Cultural de la época de Mao, mostrándole los mensajes directos sobre la planificación familiar", aseguró la comisaria.

    Por otro lado, en 'Mil millones contra uno: Ser padres según la mentalidad feudal', He Chong Yue aparece reflejado con su cámara en todas las fotografías en un espejo redondo, como reflejo de su propio pasado, aludiendo en cierta manera al proverbio popular chino que viene a decir que cuando algo no funciona bien hay que mirarse al espejo.

    He Chong Yue fotografía -y se fotografía con la complicidad del espejo- en murales de cerámica publicitarios instalados en los márgenes de autopistas, carreteras comarcales y entradas de los pueblos. Es muy común encontrar estos eslóganes por todas las regiones de la China occidental a favor del control de natalidad.

    CONTROL DE NATALIDAD

    El control de natalidad es un tema que preocupa y cuestiona el artista He Chong Yue, así como la política de un solo hijo. El gobierno chino sólo admite un hijo único por familia, ya sea niño o niña. En el caso de querer tener más, hay que pagar unos impuestos muy elevados que pocos ciudadanos chinos pueden asumir. Además de que este control se enfoca a la selección de hijos varones, sobre todo las zonas rurales, que serán los que ayuden en las tareas agrícolas y asistan en caso de enfermedad o incapacidad de trabajo.

    Las mujeres una vez casadas pasan a formar parte de la familia del marido. El resultado es el aborto durante la gestación si es niña, el abandono de niñas en los orfanatos públicos o en carreteras. Además esto conlleva una gran responsabilidad y problema a los hijos únicos varones de cómo cuidar y mantener económicamente a los mayores, sintiéndose condicionados por esta ley. Un solo hijo ha de cuidar a dos padres.

    La crítica no es tarea sencilla para el artista que ha de recurrir a diversos ardides para sortear la rígida censura china. De esta forma, para poder exponer en su país, He Chong Yue presenta sus fotografías como obra de Paisaje Urbano.