13 de agosto de 2020
11 de septiembre de 2009

Cultura.- El humor "corrosivo" e "inteligente" de 'Arte' reflexiona sobre la amistad en el Olympia

VALENCIA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El humor "corrosivo" e "inteligente" de 'Arte' llega al Olympia de Valencia con una reflexión sobre la amistad a través de tres personajes con personalidades muy diferentes cuyos rasgos conviven en el interior de cualquier persona. Escrito por Yasmina Reza, este texto, traducido, representado y estrenado en 35 países, se ha convertido ya en la obra de autor vivo más representada en los teatros internacionales.

Los actores protagonistas de esta versión, Iñaki Miramón, Alex O'Dogherty y José Luis García-Pérez presentaron hoy en rueda de prensa el montaje que se llegó ayer con éxito al público valenciano y que estará en cartel hasta el próximo 27 de septiembre.

La obra habla de la amistad entre tres hombres y el sentimiento trágico de ver que la amistad no es eterna, que está sujeta a cambios, como la vida o el arte. El historia arranca cuando uno de los personajes compra un cuadro en blanco y a los otros dos no les gusta, uno lo manifiesta abiertamente y el otro no se atreve a decir nada, y a partir de ahí empiezan a hacer una revisión de su amistad, que dura ya 20 años.

A pesar de que 'Arte' ya ha estado en Valencia con adaptaciones como la o la interpretada por Ricardo Darín o la de Josep Maria Flotats, quizá la de este último es "un poco más académica, intelectual, elitista y refinada", apuntó O'Dogherty. Por el contrario, en la nueva versión "la amistad es la pieza clave" y los personajes están más "en contacto" entre ellos, aunque no es "ni mejor ni peor" que otras, matizó.

Así, través de un O'Dogherty intolerante y visceral, un Miramón influenciado la sociedad que busca aparentar pero que en el fondo se siente solo y un García-Pérez como un 'pobre hombre' que necesita más que nadie de sus amigos, 'Arte' plantea esas "cosas que no se suelen decir normalmente, las que se callan y las que tal vez deberían callarse", apuntó O'Dogherty.

Para Miramón, uno de los éxitos de este montaje es que "todo sucede en escena", la obra "va creciendo" sobre el escenario y "va aumentando la situación dramática". Según dijo, el texto, "muy bien anclado", forma una verdadera "carpintería teatral" que "mantiene los monólogos" y que hace al público "cómplice" de todo lo que ocurre.

Se trata pues de una "comedia inteligente" con un humor corrosivo que pone el dedo en la yaga pero que hace meditar", subrayó. De hecho, los actores coincidió con sus compañeros de reparto en que muchos espectadores salen pensando en algún amigo que hace tiempo que no ve o en las cosas que uno se calla por no molestar y que a veces no estaría de más decirlas, completó O'Dogherty por su parte.

En este sentido, la pauta clave que les exigió el director de la obra, Eduardo Recabarren, fue que tuvieran bien claro los tres eran amigos, puesto que "lo triste de la función es que esa amistad se rompa y lo que al público le tiene que dar pena", señaló Miramón.

Por su parte, José Luis García-Pérez, incorporado recientemente al reparto en el papel que ocupaba Luis Merlo, indicó que a pesar del poco tiempo que tuvo para preparar su personaje, se trata de uno de esos guiones que uno no puede rechazar, que todo actor quiere interpretar, con personajes "muy bien dibujados".

"Ha sido un trabajo intenso pero gratificante" en el que "disfruto desde el principio hasta el final en todo lo que hago", aseguró el actor, quien auguró que se trata de un texto que pervivirá en el tiempo, sentenció.