8 de marzo de 2021
9 de junio de 2014

Lorenzo Silva dice que la corrupción cruza "líneas rojas en todas partes" y que Valencia está "en el meollo"

Lorenzo Silva dice que la corrupción cruza "líneas rojas en todas partes" y que Valencia está "en el meollo"
EUROPA PRESS

Dice que le gustaría que la España de la próxima novela de Bevilacqua fuera una república pero cree que será una monarquía con Felipe VI

VALENCIA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El escritor Lorenzo Silva (Madrid, 1966) asegura, respecto a la corrupción, que "se han cruzado líneas rojas en todas partes" pero que su incidencia ha sido muy visible en el arco mediterráneo debido a que goza "de buen clima y mucho terreno". Y en este sentido, ha agregado que Valencia, debido a su situación geográfica, "está en el meollo".

El autor ha realizado estas manifestaciones en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la presentación en Valencia de su última obra, 'Los cuerpos extraños' (Destino).

En esta obra, protagonizada por la ya famosa pareja de guardias civiles el brigada Bevilacqua y la sargento Chamorro, Silva se adentra de lleno en la corrupción política a través de una historia ambientada en una localidad costera de la Comunitat Valenciana cuyo detonante es el hallazgo en la playa del cadáver de la alcaldesa.

Silva ha comentado que con este libro culmina su "trilogía de la corrupción" porque no quiere "hablar más de este tema deprimente". En este sentido, ha comentado que ni siquiera ha sido una serie planeada sino que se ha dado cuenta de que, "casi subrepticiamente, se han ido colando historias que hablan de la corrupción privada, de la sociedad y de la empresa, en 'El alquimista impaciente'; la policial, la mas siniestra y peligrosa, en 'La marca del meridiano', y de la política, la que sale cada día en los periódicos, en 'Los cuerpos extraños'".

Preguntado por sus declaraciones en el certamen Valencia Negra en las que señaló que se había inspirado en el asesinato del alcalde de la localidad alicantina de Polop, ha precisado que ese caso, como todos los reales, son "simples puntos de partida" y el libro no es en modo alguno una versión novelada del aquel suceso.

En este punto, ha justificado la proliferación de casos de corrupción urbanística "en todo el Arco Mediterráneo, en el buen clima y el mucho terreno existente". "Y Valencia para bien y para mal está en el meollo".

Otro de los fenómenos que se aprecia en la novela es la desafección de la ciudadanía respecto a la política que, a su parecer, "ha derivado en algunos casos en crispación". "Hay una violencia soterrada por un resentimiento, sensación de abandono y de que los políticos no se ocupan de los asuntos de los ciudadanos sino de los de otros", ha considerado.

Sobre si ya ha recibido algún comentario de algún político sobre el libro, Silva ha contestado con humor que "están demasiado ocupados para leer novelas" y ha apuntado que el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, se la ha leído dos veces. "Pero no lo considero un político sino un profesional de lo suyo", ha subrayado.

Cuando se le plantea cómo cree que será la España en la que se ambientará la próxima entrega de Bevilacqua y cómo le gustaría que fuera, el escritor matiza que son "dos cosas distintas": "Me gustaría que fuera una república aunque estoy bastante convencido de que será una monarquía con Felipe VI, que también será por algo", ha reflexionado.

En todo caso, ha aseverado que "antes o después esa decisión habrá que planteársela a los españoles" y ha expresado su deseo de que, "sea quien sea el jefe del Estado, ahora que parece que hemos tocado fondo, las cosas en la subida se repartan un poco mejor, porque en la bajada los golpes han ido siempre al mismo lado".

BEVILACQUA Y CHAMORRO, "EL GORDO DE LA LOTERÍA"

Finalmente, sobre el éxito de Bevilacqua y Chamorro, Silva reconoce que "estos personajes son un milagro". "Mi 'Gordo' de la Lotería", ha admitido.

"Llevo 35 años escribiendo --ha continuado--, me he inventado miles de personajes pero la gente siente a estos como de su familia por lo que tendrán algo que los hace diferentes a los demás".

Silva añade que no piensa acabar de ellos al verse superado por su popularidad, ya que "un escritor debe aspirar a desaparecer detrás de sus personajes", ha concluido.