1 de diciembre de 2020
4 de enero de 2012

Detenido un hombre tras causar lesiones a un agente después de conducir ebrio y tener un accidente

CASTELLÓN, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía Local de Castellón ha detenido a un hombre por varios delitos contra la seguridad vial y por causar lesiones a un agente después de conducir bajo los efectos del alcohol, a gran velocidad y colisionar contra el muro de una parada de autobús, en cuyo accidente resultó herido junto a su acompañante, según ha informado este Cuerpo de Seguridad en un comunicado.

El accidente tuvo lugar el domingo en la plaza Juez Borrull, en el que se vio implicado únicamente un turismo cuyo conductor fue detenido por cometer presuntamente varios delitos contra la seguridad vial y atentar contra un agente de la autoridad.

El siniestro se produjo sobre las 11.30 horas cuando, por causas que está investigando el equipo de Atestados de la Policía Local, un turismo marca Alfa Romeo 156 de color gris que circulaba por la avenida Hermanos Bou a gran velocidad se salió de la vía al llegar a la plaza Juez Borrull, colisionó de forma violenta contra la parada de autobús urbano instalada en dicha plaza y quedó finalmente empotrado en el muro de una tapia.

Debido a la hora, al lugar y a lo llamativo del accidente de tráfico, numerosos conductores y peatones que en ese momento se encontraban en la plaza Juez Borrull avisaron a la Sala Municipal de Seguridad 092 del siniestro, la cual envió rápidamente a varias patrullas de la Policía Local y a la Unidad del SAMU para que se desplazasen al lugar, ya que al parecer el conductor y una persona que le acompañaba estaban heridos y sangraban debido a las lesiones que presentaban.

Inmediatamente, al lugar del accidente acudieron varias dotaciones de la Policía Local, la Unidad de Atestados e Investigación de Accidentes y la Unidad del Samu Municipal, cuyos facultativos atendieron en primer lugar al acompañante del vehículo siniestrado y, tras estabilizarlo, se dispusieron a asistir al conductor del turismo accidentado, el cual sangraba por la boca.

Éste, con evidentes síntomas de estar bajo los efectos del alcohol, se negó en reiteradas ocasiones a ser atendido por los facultativos, al tiempo que presuntamente intentó agredir al médico de la Unidad del Samu y estuvo continuamente importunando a los sanitarios mientras curaban a la persona que le acompañaba en el turismo siniestrado.

En ese momento los agentes de la Policía Local intentaron calmar al conductor para que se dejase atender por las asistencias sanitarias pero éste, que estaba muy alterado, comenzó entonces a increpar la labor policial. Se negó de forma "agresiva" en numerosas ocasiones a efectuar la prueba de alcoholemia y en un momento de la intervención llegó incluso a agredir a uno de los agentes de la Unidad de Atestados.

A la vista todos los acontecimientos ocurridos, los policías que se encontraban en el siniestro procedieron a la detención de G.A.P, de 33 años y de nacionalidad peruana, por los delitos de conducir bajo los efectos del alcohol, negarse a efectuar la prueba de alcoholemia y atentar contra un agente de la autoridad.

Posteriormente, gracias a los testimonios de los testigos recogidos por la Unidad de Atestados e Investigación de accidentes, la Policía Local ha imputado también a G.A.P un presunto delito de conducción temeraria por poner en concreto peligro la integridad de las personas al conocerse que el turismo que conducía circulaba a gran velocidad por la avenida Hermanos Bou, rebasó un semáforo en fase roja y estuvo a punto de causar una desgracia mayor, ya que en el momento del accidente había varias personas en la parada del autobús urbano.

Por otro lado, la Policía Local de Castellón tuvo que cortar al tráfico uno de los carriles de la plaza Juez Borrull durante más de una hora para que las asistencias sanitarias pudiesen asistir a los heridos y fue retirado de la vía el vehículo accidentado. Así mismo, la Policía Local ordenó el vallado de la parada de autobús urbano debido a que el muro donde se empotró el turismo siniestrado corría el riesgo de caer o que de él se desprendieran cascotes que pudiesen lesionar a los peatones.