29 de enero de 2020
3 de junio de 2009

El director de INEDE urge a "corregir la actual cultura del no-esfuerzo" para salir de la crisis

VALENCIA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El decano de la Facultad y del Instituto de Estudios de la Empresa (INEDE) de la Universidad Católica de Valencia 'San Vicente Mártir' de Valencia (UCV), Juan Sapena, advirtió hoy de la "necesidad" de "corregir cuanto antes los desequilibrios causantes de la actual crisis económica", entre los que apuntó "la cultura del no-esfuerzo en la que hemos vivido y vivimos".

Sapena sostuvo que "la exuberancia financiera, en ocasiones, es un caramelo envenenado que hace que se olviden los valores fundamentales como el esfuerzo y el compromiso con los demás", según informaron fuentes del Arzobispado en un comunicado.

En este sentido, afirmó que la abundancia de financiación "hizo que nadie advirtiera, o quisiera advertir, que en España seguimos contando con unos muy claros desequilibrios que hipotecan nuestro futuro". Ahora, con la "contracción económica mundial", esos desequilibrios que estaban latentes en el pasado "deberían ser corregidos", precisó.

Para Juan Sapena, que apuntó a que la solución a la cultura del no-esfuerzo "nos corresponde a cada uno de nosotros", la educación "es fundamental y, sin embargo, no tenemos el mejor de los sistemas educativos".

Igualmente, "tenemos importantes disfunciones en el funcionamiento a nivel colectivo" ya que "en España, el gasto público supone casi la mitad de nuestra producción bruta anual". También, las administraciones públicas "tradujeron esta exuberancia de liquidez en compromisos de gasto que ahora son difíciles de justificar", dijo.

Sapena añadió que deberíamos reconocer "cuanto antes" que "hay cosas que no funcionan, como nuestro mercado laboral, que es rígido, ineficiente y descompensado, y en el que unos tienen muchos derechos y otros ninguno". Frente a la situación actual de crisis económica, el director del INEDE señaló que "todo parece indicar que la recesión va a ser prolongada, especialmente en aquellos países que tienen más reformas pendientes, como es nuestro caso".

Por ello, "hay que iniciar las reformas cuanto antes", según Sapena que lamentó que "no se hicieran en la etapa de opulencia, porque la recesión nos habría afectado menos y saldríamos antes de esta situación".