4 de diciembre de 2020
30 de septiembre de 2006

González Pons dice que las 9.000 hectáreas que protegerá el Consell "suponen el doble de lo que exigían colectivos"

VALENCIA, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio y Vivienda, Esteban González Pons, aseguró hoy que las 9.000 hectáreas de huerta que va a proteger el Consell "suponen el doble de lo que exigían algunos colectivos". Esta extensión de huerta protegida, puntualizó, "equivaldrá a dos veces la superficie que ocupa el casco urbano de Valencia ciudad, al doble de superficie del futuro Parque Natural del Turia y a cinco veces la del lago de la Albufera".

Indicó que "la protección de la huerta de Valencia dotará al área metropolitana de un espacio abierto que permitirá compaginar el necesario crecimiento urbano de una gran metrópoli con una oferta recreativa y cultural accesible para todos los ciudadanos y las ciudadanas".

De esta forma, continuó, el Consell "garantiza la protección del paisaje más tradicional de la ciudad de Valencia y de su área metropolitana para que las generaciones futuras puedan seguir disfrutando de él".

Anunció, asimismo, que la Generalitat comprará y alquilará zonas de huerta que cederá gratuitamente durante 10 años a todo aquel que quiera cultivarlas, con la única condición de que estos cultivos sean ecológicos.

En opinión de Esteban González Pons, "la protección de la huerta valenciana es sólo el primer paso, pero su cultivo es la mejor garantía para su supervivencia".

Explicó que Valencia "es una de las pocas áreas metropolitanas europeas que en tan poco espacio concentra tantos activos de paisaje como el Parque Natural de la Albufera, el futuro Parque Natural del Turia y el mar Mediterráneo".

La huerta de Valencia "quedará unida a todos estos grandes elementos de paisaje a través de un corredor ecológico para uso ciclista y peatonal, lo que garantizará su disfrute de una forma totalmente compatible con su conservación", aseveró.

En su opinión, "la huerta es patrimonio de todos los valencianos y valencianas. Es un elemento natural de valor histórico y cultural casi irrepetible, ya que solo cinco ciudades europeas pueden presumir de tener un espacio periurbano similar".

"Al mismo tiempo, la huerta posee un valor ambiental y paisajístico incalculable que contribuye a la sostenibilidad de toda el área metropolitana", concluyó.