26 de noviembre de 2020
4 de abril de 2012

Una gran escultura del alicantino Viktor Ferrando se expone en la explanada del Auditori

CASTELLÓN, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El director ejecutivo de Castelló Cultural, Vicente Farnós, ha presentado una gran escultura creada por el alicantino Víktor Ferrando, que ha sido expuesta en la explanada del Auditori i Palau de Congressos de Castelló.

Farnós ha estado acompañado de Felipe Garín, director del Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana; de Gonzalo Romero, concejal de Agricultura y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Castellón; del propio escultor Víktor Ferrando, así como de Juan Ripollés, artista a quién va dedicada la pieza, según ha informado el Consell en un comunicado.

Vicente Farnós ha destacado el "gran esfuerzo" que han realizado tanto las instituciones vinculadas como el propio artista "para que el proyecto sea hoy una realidad". Además, ha afirmado que el Auditori "es un emblema de la ciudad y un edificio polivalente que acoge una gran cantidad de actividades, todas ellas unidas indiscutiblemente a la cultura".

Asimismo, ha explicado que "ésta es una muestra de que Castelló Cultural apuesta decididamente por el arte contemporáneo". "Esta instalación es un canto a la escultura de futuro, de vanguardia y un homenaje al nuevo lenguaje y al arte contemporáneo", ha asegurado el director ejecutivo de Castelló Cultural.

Garín ha explicado que siente un "gran aprecio" por el artista, y que es seguidor de sus obras. Ha dicho que se trata de una escultura "muy potente, de un artista autodidacta a su modo, pero muy preparado".

CONVERSACIÓN CON RIPOLLÉS

Ferrando ha contado que la idea de realizar esta pieza surgió durante una conversación que mantuvo durante toda una tarde con Ripollés, quién ha sido su inspiración y al que le tiene un "cariño especial". "Es un ejemplo a seguir para artistas jóvenes como nosotros, con ganas de desarrollar cosas", ha añadido.

Ripollés, por su parte, ha agradecido al artista que haya pensado en él para realizar esta pieza, y ha animado a todos "a seguir apostando por el arte, ya que esto nos hará avanzar hacia delante".

Se trata de una enorme escultura de 22 toneladas acompañada de varios coches antiguos de principio del siglo pasado que irán teledirigidos por una serie de maniquíes del 1930.

Esta obra, inspirada en el planeta Neptuno, está dotada de un sistema de compresores de aire que permiten, a través de una electro válvula, el paso del aire que se almacena previamente en los depósitos ocultos de los pilones que sustentan la escultura.